Las piernas de Eduardo Tomalá Piguave, de 48 años y oriundo de Santa Elena, resultaron gravemente afectadas luego de que él fuera embestido por un conductor que se subió a la vereda y lo aprisionó contra un camión cuyo chofer también había invadido el espacio para los peatones.

A un mes del accidente registrado el martes 10 de noviembre, el diagnóstico para el paciente es alentador, puesto que había el riesgo de la pérdida de las extremidades inferiores.

Roberto Gilbert, directivo de la clínica de Guayaquil en la que Tomalá Piguave se recupera, señaló que proceden con el inserto de piel en el área afectada y que en 45 días era probable que empiece el proceso de rehabilitación mecánica.

"Tenemos que enseñarle a caminar, acordémonos que los huesos estaban fracturados, la tibia y el peroné, pero el fémur y los de más arriba están bien. La voluntad férrea, la fortaleza de este tipo, es lo que lo ha sacado adelante", manifestó el doctor Gilbert.

Tomalá Piguave fue atropellado luego de haber salido de una panadería y de aprestarse a subir en su bicicleta. La tragedia quedó grabada por cámaras de seguridad y la escena fue difundida en redes sociales. El conductor causante del siniestro fue detenido y según familiares de la víctima, perdió el control del carro por efecto del consumo de alcohol.

El doctor Gilbert señaló que "el triunfo" que representaría que el paciente vuelva a caminar se basa en la rehabilitación, puesto que ahí es cuando debe demostrar fortaleza y sobreponerse al dolor.

"Rehabilitación significa que pueda doblar (las piernas), sentarse, comenzaremos con andadores, él es un hombre muy fuerte, primero se fortalece los brazos porque tiene que andar en muletas", detalló.

El pronóstico es que de esta fecha a un año, Eduardo Tomalá Piguave pueda "volver a caminar y trabajar". Él es pintor. (I)