Existen varios países pequeños en territorio. Sealand es considerado el más pequeño del mundo. Mejor aún, no solo es un país independiente, sino más bien un principado, donde vive un número muy controlado de habitantes.

Si le interesa ir, debe enterarse que no es posible viajar hacia allá por su propia cuenta.

Su territorio se encuentra ubicado en Europa, en el mar del Norte, concretamente a diez kilómetros de la costa de Suffolk y Essex, en Inglaterra. Cuenta únicamente con 550 metros cuadrados y su población no supera los cinco habitantes.

¿Por qué está tan despoblado?

Es que en realidad no es una isla formada de tierra, porque esta micronación se encuentra en una plataforma en aguas internacionales. Fue levantada en 1942 por la Armada Británica durante la Segunda Guerra Mundial. Por aquel entonces se llamaba HM Fort Roughs. Se trataba de toda una fortaleza pensada para alertar y, por consiguiente, defender a Reino Unido en caso de ataque de los nazis.

Publicidad

Una vez que terminó la Segunda Guerra Mundial, sus habitantes fueron evacuados. La última persona en irse lo hizo en 1956. Este fuerte de las milicias británicas quedó completamente abandonado, hasta que llegó Paddy Roy Bates para instalarse. Así se creó, de manera oficial, el país más pequeño del mundo.

Ahí comenzó todo. Sealand es, por tanto, el país más pequeño del mundo. Bien es cierto que ningún país lo ha reconocido oficialmente. Actualmente no se realiza ningún tipo de viaje a Sealand y tampoco se puede ir por su cuenta.

Príncipe Michael

Ahora, Paddy se hace llamar príncipe Michael de Sealand, quien en una entrevista en BCC dijo: "tenía solo 14 años cuando viajé allí por primera vez durante mis vacaciones escolares de verano para ayudar a mi padre, y pensé que solo sería una aventura de seis semanas", cuenta desde su casa principal, un bungaló en la costa de Essex.

Pero, ¿cómo decidió Bates volverla su propio principado? Él heredó de su padre una emisora: Radio Essex, cuando el Reino Unido decidió que cerraría todas las radios llegó a implementar la Ley de Delitos de Radiodifusión Marina de 1967.

Al ver una oportunidad, Bates trasladó sus operaciones al fuerte HM Fort Roughs, situado en aguas internacionales. Bates asumió el control del puesto en la víspera de Navidad de 1966.

Nueve meses después, el 2 de septiembre de 1967, lo declaró el Principado de Sealand.

Publicidad

Poco después, él con toda su familia se mudó allí. Pero la falta de luz y otras comodidades lo hizo volver a Essex.

Michael de Sealand aprovecha el magnetismo que despierta el principado, por lo que se mantiene con la venta de camisetas y títulos reales.

Lastimosamente solo es posible visitar la plataforma con una invitación oficial del príncipe, y más allá de unas pocas personas de mantenimiento, actualmente nadie vive aquí, solo personal de guardia y mantenimiento,

El príncipe solo visita el lugar dos o tres veces al año, por lo precario de las instalaciones. Sin embargo sigue siendo una nación libre. (I)