Publicidad

Darwin Jarrín se despide de la Armada luego de cuatro décadas de servicio

El comandante general de  la fuerza naval alista su retiro de la entidad. Dice que se irá satisfecho del rescate de los valores institucionales, que son más valiosos “que  comprar un buque”.

El contralmirante Darwin Jarrín, comandante general de la Armada del Ecuador, tiene una trayectoria institucional de 41 años. Foto: Jorge Guzmán. Foto: redaccion

El contralmirante Darwin Jarrín Cisneros, comandante general de la Armada del Ecuador, alista su despedida de la institución luego de 41 años de servicios.

En un mes dejará el cargo y se acogerá al retiro. “Nunca quisiera que se termine mi vida en la Marina, pero así es este proceso, retirarme para que vengan nuevas ideas, nuevas energías”, expresa a bordo del navío insigne de la fuerza naval, el buque Morán Valverde.

La Armada del Ecuador conmemora hoy 188 años de creación. Darwin Jarrín dice que su ingreso fue el 16 de septiembre de 1979. Lleva 23 meses en el cargo de comandante general.

Asegura que está orgulloso de pertenecer a una generación que veló por el rescate de los valores institucionales, que “son más valiosos que comprar un buque”. “Que la gente, el marinero, el cabo, el sargento, el teniente, el comandante, el almirante, se sienta orgulloso de la institución a la que pertenece”, manifiesta.

Publicidad

Como aporte al crecimiento de la Armada del Ecuador, Jarrín sostiene que adquirieron el navío Hualcopo e iniciaron la obra del buque multipropósito, este último con capacidad polar y que figura como la herramienta para que el país amplíe su plataforma continental en aproximadamente 256.000 kilómetros cuadrados.

“Un Ecuador continental en el lecho y subsuelo marino”, compara sobre la superficie que ganaría la nación.
La construcción del buque multipropósito está a cargo de la empresa Astinave. La obra estaría lista en mayo del 2022.

El comandante Jarrín espera la pronta renovación del buque Orión, que registra más de 40 años de operaciones. Y reseña que los setenta marcaron el crecimiento de la institución, luego de que el 12 de noviembre de 1966 se creara la Infantería de Marina y el 19 julio de 1967, la Aviación Naval.

“En 1971 tuvimos las lanchas torpederas de procedencia alemana, en 1976 incorporamos tres lanchas misileras, también el arma submarina, seis corbetas italianas en el inicio de los ochenta, el Buque Escuela Guayas, el Orión...”, reseña.

El comandante general de la Armada sostiene que mejoraron la posición de las bases de operaciones en función al triángulo de seguridad. “Tenemos base en Puerto Bolívar, en el futuro cercano en Posorja, en Manta tenemos un área para entrar a nuestros muelles, en Esmeraldas; en Galápagos hemos adecuado las instalaciones del antiguo aeropuerto de San Cristóbal. Eso es un aporte de mi generación”, expone.

Dentro de las maniobras Unitas que se efectúan en Manta ceñidas a las normas sanitarias para reducir el riesgo de contagio de COVID-19, la Armada del Ecuador interviene con los buques Manabí, Loja, Esmeraldas, Cuenca, Hualcopo, Tanquero Atahualpa, lancha guardacosta Isla San Cristóbal.

Publicidad

La inauguración se efectúa hoy en la terminal de cruceros, cerca de la playa El Murciélago. Las naciones participantes son: Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Francia, Perú, República Dominicana, Uruguay y Ecuador.

El comandante Jarrín sostiene que han cumplido con el objetivo de garantizar la navegabilidad en el espacio nacional, manteniendo vivo al comercio. “Eso para nosotros es un tema económico, más que bélico. El 95% del comercio del Ecuador es vía marítima”, manifiesta el uniformado.

“Tenemos cinco capitanías en todos los ríos navegables de la Amazonía”, expone el comandante general de la Armada del Ecuador.

La experiencia de los meses críticos de la pandemia del COVID-19 en Guayaquil ha sido compartida con sus pares de la región, para dar a conocer incluso lo que no se debe hacer en esta crisis, comenta.

En ese tiempo, el comandante Jarrín estaba a cargo de la coordinación militar y policial de la Zona de Seguridad Especial para Guayas.

La lucha en contra del microtráfico de drogas y la piratería son dos problemáticas que enfrenta la fuerza naval, pero que suponen una lucha constante. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?