Este lunes, Ecuador emitió el primer pasaporte biométrico o electrónico con lo que se adhiere a la tendencia mundial de la incorporación de este tipo de documento que tiene más mecanismos de seguridad.

Esta es una de las recomendaciones que había dado la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y reduce la posibilidad de suplantación y adulteración de identidad. Se había esperado que en el 2010 la mayoría de los países implementen el pasaporte electrónico de manera general. Sin embargo, hasta el 2020 aún hay países como México que no lo tienen en vigencia.

A nivel de Sudamérica, Ecuador era el único país que no contaba con un pasaporte biométrico. Bolivia lo incorporó en el 2019.

"Los pasaportes electrónicos agregan una capa de seguridad a los pasaportes tradicionales no electrónicos al incorporar un chip electrónico en el folleto del pasaporte que almacena la información biográfica visible en la página 2 del pasaporte, así como una característica de seguridad digital", explica en su portal la OACI.

La seguridad del documento no es el único beneficio que refleja la incorporación de este servicio. En las negociaciones que se tiene con la Unión Europea, este es uno de los requisitos para que se considere aprobar esta exención.

El espacio Schengen cubre 26 países: Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia. , Eslovenia, España, Suecia y Suiza.

Esta visa se solicita para estancia de corta duración. A nivel de Sudamérica solo Ecuador y Bolivia aún requieren este documento para ingresar al espacio europeo.

Características del pasaporte biométrico ecuatoriano

El pasaporte biométrico o electrónico, es una cartilla igual al del pasaporte actual de lectura mecánica, que incorpora, además, del uso de papel de seguridad, una lámina de policarbonato con un circuito electrónico (chip) incrustado en esta.

El pasaporte biométrico contiene datos biográficos del usuario como: Nombre, fecha de nacimiento, país de origen. Mientras que el chip incorpora datos biométricos: Foto, firma, huellas dactilares. (I)