En la acera de la calle Costanera, en Urdesa, permanece una mancha de sangre y los restos del espejo retrovisor del carro de Roberto Malta Ziadé, quien fue atropellado la madrugada del sábado cuando se disponía a subir a su vehículo que estaba estacionado cerca de la intersección con Ficus.

Quien lo arrolló sería una mujer identificada como Solange A., quien fue liberada menos de 24 horas después del accidente, pese a que aparentemente estaba ebria.

Roberto salía de una reunión con una amiga, a quien iba a dejar camino a su casa cuando se dio el fuerte impacto.

Publicidad

La acompañante pidió ayuda a gritos y el resto de amigos salieron de la vivienda y llamaron al ECU-911. La conductora fue detenida minutos después, pues vive a unos metros de la casa donde estaba reunido Roberto con amigos.

La supuesta responsable es una esteticista que maneja un automóvil eléctrico. Todo quedó grabado en al menos cinco cámaras de viviendas cercanas. Cuando se dio la detención ella fue llevaba a la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía del centro comercial Albán Borja.

Unas 20 horas después fue liberada por la jueza Heidy Borja, quien le otorgó medidas sustitutivas, puesto que la mujer habría demostrado que tiene casa en Guayaquil y un trabajo, por lo que asegura que no huirá de la justicia.

Publicidad

“Se le hizo un examen psicométrico que dio positivo, pero la conductora se negó a realizarse la prueba de alcoholemia”, explicó Fadul Mosquera, abogado de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM).

Él aclaró que la ley establece que cuando un conductor se niega a realizarse la prueba, se presume que tiene el grado más alto de alcohol.

Publicidad

En tanto, Malta está en coma en el hospital Luis Vernaza y sus amigos realizan una colecta porque explican que no tiene un seguro y que cada día en terapia intensiva le facturan valores a la familia.

Sus allegados explicaron que a Malta lo llevaron a varios hospitales hasta que fue admitido en el Luis Vernaza, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, en el centro de la urbe.

Su amigo Mijael Mardonez contó que incluso convulsionaba en la ambulancia y que la mujer no se ha hecho responsable de los gastos médicos.

La primera valoración médica a Roberto dio un tiempo de descanso de 31 a 90 días.

Publicidad

Según Fadul Mosquera, la mujer de ser hallada culpable podría ir cuatro años presa. (I)