En las facturas eléctricas correspondientes al mes de agosto, pero que se emitirán en septiembre se podrán verificar medidas de compensación para al menos 4 millones de usuarios (con consumos de 1 a 500 kwh mes) que tuvieron excesos de cobros en los consumos del periodo de marzo a agosto de 2020.

Además para los usuarios comerciales con consumos mayores a 500 kwh habrá un beneficio de reducción del 50% del valor, siempre y cuando haya una reducción del 60% del consumo habitual.

El exceso de consumo, que llegaría a casi $ 64 millones será asumido por el Estado a través de cada una de las empresas eléctricas del país. Además, el proceso será automático y no hace falta realizar reclamo alguno por parte de la ciudadanía.

Así lo explicaron, hace pocos minutos el ministro de Energía, René Ortiz, y el secretario general de Gabinete, Juan Sebastián Roldán, en una rueda de prensa desde el Salón Azul de la Presidencia. Esto, luego del corto anuncio oficial que hiciera el presidente Lenín Moreno, ayer en cadena nacional.

Refacturación

La refacturación consistirá en aplicar los mismos valores que se consumieron entre marzo y agosto del 2019 al periodo marzo- agosto de 2020. Sin embargo, si el consumo mensual de un determinado mes de 2019 hubiese sido mayor al que realmente se produjo en ese mismo mes de 2020, se cobrará el valor real del consumo. Esto es el valor inferior, el que más beneficie al consumidor.

Al ser consultado el ministro de Energía de dónde saldrá el dinero que deberá asumir el Estado, en momentos de una complicada caja fiscal, Ortiz dijo que se deberán ajustar los presupuestos de cada una de las empresas eléctricas.

Otro tema destacado, es que si hubiese personas que no hicieron los pagos, podrán diferirse estos costos a 36 meses, a través de las planillas.

Ortiz y Roldán fueron críticos con la medida que se había tomado anteriormente para facturar los meses del periodo de emergencia sanitaria y que fue facturar a través de un promedio de los meses anteriores a la pandemia. Ortiz dijo que había sido una medida cómoda por parte de las eléctricas el haber dispuesto no salir a medir el consumo real en los hogares. Esto, pese a que otros trabajadores de sectores estratégicos como el petrolero y minero, continuaron con las tareas.

Entre tanto Roldán dijo que la mala decisión le costó el puesto al viceministro de Electricidad y al director de la Agencia de Control y Regulación de Electricidad (Arconel). Aseguró que todos los gerentes están siendo evaluados al momento. (I)