La Fiscalía de Alemania investiga a un nuevo sospechoso en el mediático caso de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann.

El nombre del hombre es Christian Brueckner, quien actualmente está en prisión en el norte de Alemania, según el diario Bild. Mientras que el medio Der Spiegel tiene un largo historial delictivo.

Brueckner vivió entre 1995 y 2007 en la zona del Algerve, en Portugal, en la que desapareció la niña mientras estaba de vacaciones con su familia.

Uno de los antecedentes del alemán es que en 1994, cuando tenía 17 años, fue condenado por abusar de un niño en la región alemana de Baviera. Mientras que en 2016 tuvo un proceso por tenencia de pornografía infantil.

Publicidad

Brueckner también cometió delitos en Portugal, incluyendo la violación de una anciana estadounidense de 72 años, en 2005. Por este caso sigue preso actualmente.

Justamente volvió a alemania luego de lo ocurrido con Madeleine.

El diario británico Dialy Mail indicó que en 2017, cuando se emitía un programa por los 10 años de la desaparición de la niña, él le comentó a un amigo que "sabía lo que había pasado". Al mismo amigo le mostró un video en el que estaba violando a una mujer.

La Fiscalía de Braunschweig, en alemania, dice que está trabajando con autoridades británicas y portuguesas en el caso y que por ahora asumen que la menor está muerta. Policías de los tres países buscan testigos para saber donde estaba Brueckner la noche que desaparecio McCann, el 3 de mayo de 2007.

Madeleine y su familia estaban de vacaciones en un complejo turístico de Praia da Luz, en Algarve, región del sur de Portugal. Tenía cuatro años.

La policía incluso llegó a investigar a sus padres como presuntos culpables, pero descartó la idea luego de un tiempo.

"(Sus padres) solo quieren saber qué le pasó a su hija, averiguar la verdad y llevar a los responsables ante la Justicia (...) No han perdido la esperanza de encontrarla viva, a pesar del paso del tiempo... pero son realistas", dijo el portavoz de los padres (Gerry y Kate McCann) en una entrevista con la BBC publicada esta semana. (I)