Pese a la crisis de los precios internacionales del cacao que afecta al sector, en Ecuador la producción no ha parado durante la emergencia declarada a causa del COVID-19, aunque ha generado algunos problemas logísticos que han trastocado la labor, lamenta Francisco Miranda, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao (Anecacao).

“La producción de cacao no ha dismimuido... lo que ha disminuido es la facilidad a rutas de acceso para que los pequeños agricultores vendan su producto”, asegura Miranda, quien agrega que los que pueden vender su cacao ven una diferencia de hasta $40 por quintal, por los bajos precios internacionales arrastrados por la situación en la Bolsa de Valores de Nueva York.

El sector cacaotero continúa trabajando, tomando en cuenta las medidas de bioseguridad. No nos rendiremos, esta batalla la ganamos juntos. .#EcuadorNoSeDetiene pic.twitter.com/yoFEfIqN3I

Juan Pablo Zúñiga, gerente de la Compañía Exportadora e Importadora AIJ, confirma el desplome de precios de cerca de $700 por tonelada. “Son más de $30 por quintal que el sector está recibiendo menos, arrancando desde su génesis que es el productor, su gran mayoría pequeños agricultores, y obviamente la cadena se ve afectada por eso”, sostiene el empresario.

Zúñiga añade que tampoco existe un flujo normal de producto hacia los puertos debido a que los transportistas están temerosos por el contagio y todos los protocolos que se tienen que cumplir.

Publicidad

En cuanto al tema agroexportador, el gerente de AIJ indica que la emergencia definitivamente afecta el normal desempeño de las labores, ocasionando que muchas empresas exportadoras se vean en la necesidad de disminuir la presencia del personal y trabajar en turnos para evitar los contactos en la medida de lo posible.

A esto, Miranda suma los problemas logísticos, al señalar que pese a ser un sector estratégico, las medidas implementadas por el Gobierno han resultado un problema dentro del comercio entre el agricultor y el exportador.

Explica que han experimentado dificultades con los GAD, ya que cada uno tiene regulaciones distintas con respecto a la movilidad y apertura del comercio. “Los intermediarios que forman parte de la cadena cacaotera ecuatoriana han sido forzados a cerrar en muchos casos por alcaldías irresponsables”, critica el presidente de Anecacao, quien añade que además tienen problemas debido a que las autoridades no han respetado los salvoconductos de los transportistas, lo que ha demorado la llegada del producto a las ciudades y a la vez la exportación.

Indica que el modelo productivo de cacao toma entre cosecha, fermentación, secado, fumigación y análisis de calidad de tres a cuatro semanas para preparar el cacao antes de subirlo al barco. “Las consecuencias de la baja se empiezan a sentir en las exportaciones de marzo, pero las veremos con la intensidad apropiada recién en las exportaciones de abril”.

En enero se exportaron 21 347 toneladas en grano, en febrero fueron 21 923; y estimaban exportar arriba de las 25 000 toneladas en marzo, pero han ajustado esa proyección a 18 000. (I)