Robert Hernández y Katiuska Paz son los agentes de tránsito que fueron arrollados la tarde del viernes cuando llamaban la atención a un taxista informal en el estacionamiento de un centro comercial del sur.

Él contó que llamó la atención del conductor en la puerta 1, pero que debió alcanzarlo en la puerta 2 porque no hizo caso. “Como habían vehículos en los dos sentidos, se quedó ahí, pero al pedirle los documentos este señor empezó a empujar el carro contra mis piernas, al ver esto por segunda vez pedí colaboración, cuando llegó ella (Katiuska) el señor aceleró y nos llevó a los dos por delante”, recordó el agente Hernández, quien presenta una contusión en brazo y hombro derecho.

“Se le había llamado varias veces la atención y seguía y seguía (laborando como taxista informal)”, prosiguió el funcionario, quien explicó que cuando el conductor vio a la otra agente, habría arrancado.

Ella tiene una lesión en el cuello, rodilla derecha y contusión en el brazo izquierdo

A pesar de que recibieron el alta médica el sábado y que ayer acudieron con uniformados hasta las oficinas de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), deberán ser reevaluados por un médico, pues el departamento legal de la institución asentó ayer la denuncia formal en la Fiscalía.

Los videos de las cámaras de vigilancia que fueron publicadas ayer por la ATM muestran los hechos y la huida del conductor por el que la institución ha ofrecido una recompensa de 3.000 dólares.

La Fiscalía recuperó el sábado el vehículo en el suburbio de Guayaquil, pero el sujeto sigue prófugo. El abogado de la ATM, Fadúl Mosquera, dijo que llegarían hasta las últimas consecuencias para obtener una sentencia ejemplarizadora.

Sostuvo que en lo que va del año se han registrado 22 agresiones a agentes y que todos han sido sentenciadas. Este año van 28 casos, pero aclaró que se trata de contravenciones menores que se juzgan en el momento y tienen una pena de entre 3 y 10 días de prisión.(I)