(Actualizado a las 21:05)

“Yo me bajé del vehículo en el que fallecieron mis amigos porque tenía que entrenar fútbol y no quería malanocharme en la reunión. Ellos se fueron a Ibarra y yo me quedé en Otavalo”, decía este domingo un joven mientras abrazaba a su madre en la morgue del hospital San Vicente de Paúl, de la ciudad de Ibarra.

La madrugada del domingo, cuatro jóvenes identificados como Carlos Damián Castro Puedmag, de 23 años; Mateo Sebastián Rojas Bedón, de 18 años; Karen Aylin Cerón, de 22 años; y el conductor del carro, Danny Ismael Pazmiño, de 21 años de edad, murieron al accidentarse en la vía estatal E35, que une a los cantones de Ibarra y Otavalo, en Imbabura.

Jorge Arcos, jefe de Accidentología de la Policía en Imbabura, contó que recogieron las partes del carro que quedaron esparcidas en la Panamericana y en una quebrada de 9 m de profundidad. Esto para investigar las causas del accidente.

“Se trata de un estrellamiento, pérdida de pista y volcamiento. El accidente ocurrió a la 01:45 aproximadamente. Los cuatro ocupantes fallecieron al instante. No se encontraron personas heridas”, agregó.

El vehículo se habría impactado contra varias rocas que estaban a un costado de la vía y dio varias vueltas de campana, quedando destruida su carrocería, mientras que el motor, los neumáticos posteriores, parte de los asientos y el volante terminaron en la quebrada.

Los cuerpos de las víctimas quedaron dispersos en la vía y en los matorrales del sector de Ilumán Bajo, a un kilómetro del peaje de Pinsaquí.

Los familiares de los jóvenes que esperaban los resultados de las autopsias evitaron dar declaraciones a la prensa. Se conoció que Rojas era de Otavalo y los otros tres, ibarreños. (I)