Con cánticos se despidieron de hinchas de Barcelona fallecidos en accidente

sepelio-hincha-Durá14-08-2018
sepelio-hincha-Durá14-08-2018
El sepelio de Miguel Ángel Lozano se realizó en el camposanto El Jardín de Durán. Sandra Miranda
14 de Agosto, 2018 - 17h54
14 Ago 2018 - 17:54

Entre cánticos y llanto despidieron a Miguel Ángel Lozano, uno de los doce barcelonistas fallecidos en el accidente de tránsito del domingo pasado, en el camposanto Jardines de Durán.

Los familiares y amigos de Miguel Ángel cargaron el féretro por alrededor de 20 cuadras, mientras cantaban "cuando yo me muera, quiero mi cajón pintado de amarillo, como mi corazón".

Al llegar al cementerio, como si estuvieran alentando a su equipo en el estadio, le cantaron: "De día viviré vistiendo la amarilla, de noche la oscura me acompañará, serás tú para mí lo mejor de este mundo, me voy pero te juro que el domingo volveré...".

"Él murió feliz, porque alentó a su equipo hasta el final", expresó la pareja de Miguel Ángel, Paola Viñán. El barcelonista, de 40 años, deja a una niña en la orfandad.

Con fuegos artificiales y aplausos fue despedido por sus parientes y más de un centenar de amigos de la Sur Oscura, pasada las 17:00. "Jamás, jamás te olvidaremos porque fuiste de la oscura, amarillo de corazón", le cantaron en su último adiós.

Mientras tanto, en Guayaquil, familiares y amigos despidieron la tarde de este martes a Mary Katy Veliz Jarrin, Ray Isacc Calderón Galarza y Janina Gricelda Magallanes Reyes, quienes también fallecieron en el trágico accidente de tránsito en el km 55 de la vía Cuenca - Molleturo - El Empalme, en la provincia de Azuay.

El sepelio se realizó en el cementerio Patrimonial de Guayaquil en el bloque 1409, que está ingresando por la puerta No 9.

Para mañana se prevé la despedida de los siete hinchas más y se darán en varios horarios a partir de las 12:00 del lado de la puerta No. 9 y 14. (I)

Con cánticos se despidieron de hinchas de Barcelona fallecidos en accidente
Comunidad
2018-08-15T15:47:59-05:00
Los familiares y amigos de Miguel Ángel cargaron el féretro por alrededor de 20 cuadras, mientras cantaban "cuando yo me muera, quiero mi cajón pintado de amarillo, como mi corazón".
El Universo