La judicialización en Colombia de los últimos capturados de la banda liderada por alias Guacho ha comenzado a revelar nuevos datos sobre el asesinato del equipo periodístico de El Comercio y la pareja de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Ante el Juzgado 45 Penal Municipal de Control de Garantías, la fiscalía colombiana imputó el lunes los cargos de concierto para delinquir agravado con fines de homicidio y secuestro extorsivo agravado a Gustavo Angulo, alias Cherry. Él no aceptó los cargos, que podrían derivar en una condena superior a los 60 años.

Este colombiano de 27 años, que se unió a mediados del 2016 al grupo de disidentes de alias Guacho, fue quien dio la orden de retener y pasar a Colombia a Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, según la fiscalía del vecino país.

Publicidad

También la fiscalía imputó a Cherry como autor material de la retención de Óscar Villacís y Katty Velasco, asesinados.

Por estos cargos, Cherry podría afrontar una pena de 35 años de cárcel.

Durante la diligencia, la Fiscalía de Colombia mantuvo la tesis de que el secuestro de los periodistas ecuatorianos se realizó el 26 de marzo en territorio ecuatoriano y que de allí fueron trasladados a Colombia.

Publicidad

Dos miembros de la organización conocidos con los alias de Roberto y de Cristian fueron los que los retuvieron y comunicaron a Cherry, quien a su vez reportó a alias Guacho.

Para trasladarlos, habrían engañado a los ecuatorianos, diciéndoles que los llevarían a hacerle un reportaje a Guacho. En territorio colombiano, habría sido el propio Guacho quien les informó que eran secuestrados y que los usaría para un canje de hombres suyos capturados en Ecuador, según la revista colombiana Semana.

Publicidad

Nueve poblados entre Ecuador y Colombia habrían pasado los periodistas hasta llegar finalmente a Los Cocos, Nariño. Allí habrían grabado la prueba de supervivencia que se divulgó en medios colombianos y en esa misma población fueron asesinados, según datos de la fiscalía colombiana.

La hipótesis de que fueron secuestrados en Ecuador contrasta con la versión del ministro de Defensa ecuatoriano, Oswaldo Jarrín, quien días atrás, ante consultas de periodistas, señaló que no era así.

Otro dato que surgió tras la audiencia de formulación de cargos contra alias Cherry es que Óscar Villacís y Katty Velasco fueron torturados y apuñalados antes de ser asesinados y por eso también se le imputó cargos a título de dolo, reportó el diario El Espectador.

La fiscalía colombiana para elaborar sus tesis tuvo en cuenta informaciones entregadas por testigos, interceptaciones de comunicaciones, declaraciones juradas, reconocimientos en fotos.

Publicidad

A más de alias Cherry, la fiscalía ya imputó a Jesús Vargas, alias Reinel, por los delitos de secuestro extorsivo y concierto para delinquir. Él fue identificado como el custodio del equipo de El Comercio.

La fiscalía lo llamará de nuevo ante los estrados judiciales y le agregará un delito más: el cargo de homicidio.(I)

Armamento

El Ejército colombiano halló en la zona de Tumaco 14 fusiles, 48.452 cartuchos de munición de diferentes calibres, 100 granadas, y cartuchos antiblindaje para fusil de alta precisión calibre, que pertenecerían al grupo de alias Guacho. En las últimas semanas, el Ejército y la Policía del vecino país han capturado a 13 personas ligadas al grupo Oliver Sinisterra.

Alias ‘cherry’

Gustavo Angulo Arboleda
Afronta los cargos de concierto para delinquir agravado con fines de homicidio y secuestro extorsivo agravado. La fiscalía señala que él recibió en Colombia a los periodistas de El Comercio y los dirigió hacia Guacho. Nació en Tumaco y realizó estudios hasta tercero de primaria. Tiene 27 años.

Alias ‘Reinel’

Jesús Vargas Cuajiboy
A inicios de julio la Policía colombiana lo presentó como el responsable de custodiar a los tres trabajadores del diario El Comercio mientras estuvieron secuestrados por disidentes de las FARC. Tiene 26 años y era parte de los mandos de alias Guacho.

Alias ‘Brayan’

Vicente Canticús Pascal
Capturado en abril pasado. Las autoridades colombianas lo identificaron como el explosivista principal del frente Oliver Sinisterra, disidencia de las FARC al mando de alias Guacho. Su detención se produjo en la zona de Ipiales, en Colombia.