En Ecuador existen catorce lenguas indígenas y todas tienen un grado de vulnerabilidad, incluso el kichwa –que es la más utilizada y que ha desplazado a otras ancestrales–. El director del Instituto de Idiomas, Ciencias y Saberes Ancestrales (Iicsa), Luis Males explicó a la agencia Andes que si las nuevas generaciones no continúan usándola en su diario vivir, podrían desaparecer.

“A manera general ninguna de las lenguas tiene un grado de vitalidad alto y tenemos algunos riesgos. La lengua andoa, por ejemplo, ya está extinta. Sí tenemos algunos registros audiovisuales y fenomenológicos de esta, pero hablantes no existen”, señala el líder de este organismo encargado de defender la conservación de las lenguas indígenas.

Añade que otra de las que están en riesgo es la lengua zápara. “Hace un medio año, uno de los que realmente manejaban la lengua falleció y en este contexto hemos hecho un acercamiento a la ciudad y hemos detectado tres hablantes, que no son fluidos. Esto quiere decir que las catorce lenguas que hay en Ecuador están en riesgo de desaparecer”, aseguró Males.

Según datos del Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC) del último censo de Población y Vivienda, las nacionalidades con mayor número de habitantes son la kichwa con 724.000 personas y la shuar con 79.000, señala Andes. Las otras nacionalidades tienen menos de 5.000 habitantes, y hay incluso lenguas como el zápara o el épera que tienen menos de 600.

Males afirma que, de acuerdo con un estudio de la Unesco, todas las lenguas indígenas del país tienen un grado de vulnerabilidad. “En el caso del kichwa el problema es la transmisión intergeneracional. En los medios rurales se mantiene fuerte pero en la ciudad la lengua se pierde por los procesos de migración.

Froilán Grefa, perteneciente a la nacionalidad zápara y director de Difusión y Capacitación del Iicsa, dice que el reto está en impulsar un plan de revitalización lingüística, un instrumento que permitirá estimular la práctica del idioma. El Iicsa ha empezado un trabajo binacional con Perú porque se cree que existen hablantes de andoa del otro lado de la frontera. (I)