¿Por qué el Servicio de Inteligencia Bolivariano, Sebin, buscaba a Tania Tinoco, la periodista de Ecuavisa que cubría la visita de la precandidata presidencial Cynthia Viteri a Venezuela, de donde la política y su comitiva partidista fue expulsada? Se lo preguntamos y tampoco lo tiene claro: “Yo también me estoy preguntando por qué me buscaban, he hecho un rompecabezas y no encuentro la ficha final”.

La comunicadora se atreve a especular que podría ser por el programa que Visión 360 tituló Venezuela, estado fallido, cuyo reportaje central fue elaborado por Hernán Higuera y otros periodistas, pero ella presentó como conductora del espacio.

El viernes pasado debió experimentar lo que llama un “gaje del oficio complicado” cuando el Sebin expulsó del país a Viteri, pero en ‘el operativo’ preguntaban “dónde está Tania”, portando una fotografía de su rostro. ¿Y dónde estaba? La periodista asegura que en otro vehículo, con sus compañeros Carlos Sacoto y Tito Mite. No llegaron a la cárcel de Ramo Verde con el resto de periodistas ecuatorianos que se aprestaban a cubrir una fallida entrevista de Viteri con Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, quien cumple condena en esa prisión.

Tinoco afirma que realizaba un trabajo paralelo a la cobertura de las actividades de la precandidata, pero que estaba en Ramo Verde. Confiesa que el servicio de inteligencia no la localizó porque tuvo ayuda, le advirtieron que la buscaban y ella se mantuvo por un rato en el carro e incluso guardó silencio cuando escuchó su nombre. Se bajó para “ser testigo” de lo que ocurría con los políticos ecuatorianos: “Los periodistas no somos protagonistas, somos testigos”, argumenta.

Publicidad

Cuando salió del vehículo había mucha gente, militares, además de los miembros del Sebin, por ello cree que ya no fue detectada el viernes, pero el sábado fuera del hotel donde se alojó en Caracas sí había una camioneta del organismo desde donde le tomaron fotos. Dice que comunicadores venezolanos le advirtieron que no salga del lugar. Ese mismo día en la noche regresó a Ecuador.

Considera que en su vida profesional este es “uno de los momentos más complicados, básicamente porque están viviendo en un Estado (Venezuela) donde obviamente no hay derechos”. A juicio de Tinoco, el Sebin “es un servicio de inteligencia un poco rudo”, que infunde miedo. Es lo que palpó entre los venezolanos. (I)