En pocas semanas se concretarían cambios en la conformación de la compañía mixta Refinería del Pacífico, que impulsa el complejo hidrocarburífero del mismo nombre en la zona de El Aromo (Manabí).

El ministro coordinador de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, indicó que si bien Petróleos de Venezuela (PDVSA) seguirá siendo parte, disminuirá su participación.

“Va a seguir siendo socio de la Refinería en una menor proporción; actualmente posee el 49% y estamos trabajando igual que en (la petrolera) Río Napo para hacerlo de mutuo acuerdo, y son procesos que toman su tiempo”, alegó Poveda, quien participó ayer en un taller interno de la compañía.

El pasado lunes, Petroamazonas asumió el campo Sacha, en Orellana, una vez que cesó la asociación con PDVSA tras ocho años de operación.

Publicidad

Pero Poveda no descartó que en el proceso de estructuración de la Refinería se puedan contar con participación de empresas privadas, pues a más del financiamiento con bancos asiáticos buscan socios.

El ministro confía en que las negociaciones se concreten hasta antes de fin de año. Adelantó que consorcios bancarios de China y Corea han manifestado su interés.

Poveda advirtió que si hasta el 2022 Ecuador no tiene la Refinería del Pacífico el país estará obligado a cancelar $ 9.000 millones en la compra de combustibles; mientras que si se consigue el crédito se beneficiará anualmente con ingresos de $5.500 millones por la venta de derivados de hidrocarburos.

Según el funcionario, al momento se están definiendo las condiciones del endeudamiento, que podría ser a un plazo de entre 15 y 20 años. Indicó que las tasas de interés “serán convenientes al país”.

“No hay una sobreexposición, como se puede pensar respecto de la deuda del país, además consideremos que la deuda pública tiene un indicador que está aproximadamente en un 35% en relación con el PIB y es un indicador bajo dentro de la región”, dijo.

Por lo pronto, el Ejecutivo alista el proyecto de reforma para ampliar el límite de endeudamiento que puede tener el Estado y que pueda asumir el crédito internacional. (I)