Habían pasado dos horas desde la caída de la vivienda de cuatro plantas donde funcionaba la radio Altamar, de Pedernales, ubicada en una colina, en la salida a El Carmen. Eran las 21:00 del sábado 16 de abril y al lugar llegó una retroexcavadora para remover los escombros de esa casa, que cayó por el terremoto que arrasó con casi el 70% de las edificaciones del cantón de 50 mil habitantes.

Cuando esa máquina iba a comenzar los trabajos, Francisco Zamora Palacios se puso enfrente, moviendo los brazos. “No, no metan maquinaria. El doctor está vivo, está vivo, enterrado”, gritaba el hombre. Era el ayudante que siempre acompaña al médico José Rivas Valle, de 65 años, exdiputado por Manabí.

Cada quince días, el doctor, que vive en Portoviejo, atendía en esa localidad los domingos. Pero llegaba el sábado a hablar en las radios. En Altamar empezó su alocución a las 18:35. Hablaba de cómo vivir más, recomendaba no fumar, hacer ejercicio y más.

Al llegar a las 18:58 “sucedió algo que no lo he vivido nunca”. “En segundos caía la losa y me tiré al piso, bajo la mesa. Todo se vino abajo, yo estaba en la segunda planta y quedé entre losas”, narra, al tiempo que recuerda que allí murió el hombre que hacía los controles.

Publicidad

Tenía aprisionada una pierna por unas varillas y un pilar. Llamó por teléfono a su esposa y le contó que estaba vivo pero atrapado. Ella se contactó con amigos de Pedernales y ya a las diez de la noche llegaban el alcalde Gabriel Alcívar y los bomberos para el rescate, que se dio a las doce de la noche..

Debieron romper losas y paredes. Cortaron varillas y metían palancas para levantar la estructura que aplastaba la pierna del médico.

“Pensaba que iba a morir. Sentía que se me bajaba la presión y me desmayaba. Ahí me encomendé a Dios, a la Virgen de Monserrate, al Divino Niño, a Pedro y Pablo, a la Virgen de Guadalupe y a las ánimas de mi padre y mi madre”, señala.

Hoy permanece en su domicilio, ubicado en un barrio residencial de Portoviejo, recuperándose del problema de la pierna. Su casa es antisísmica. Se ríe al citarle que hubiera sido increíble que se muriera aplastado en otra casa, cuando la suya no sufrió daño alguno.

Afirma que se ha vuelto más tolerante, que comprendió que hay que aprovechar la vida minuto a minuto. Y a su ayudante, Francisco, le agradece. (I)

José Rivas Valle 
Edad: 65 años.
Médico, excatedrático de la Universidad Técnica de Manabí y diputado entre 1982-1986. Vive en Portoviejo.
Petición: Necesita una resonancia magnética para la pierna afectada, pues en Manabí los centros de atención están afectados por el sismo.
Contacto: 0994796010