Los propietarios de la peña-restaurante El Colonial, ubicado en la zona rosa de Guayaquil, han ratificado que seguirán con la denuncia que pusieron en la Fiscalía en contra del intendente de Policía y una militante política por una supuesta extorsión para la reapertura del establecimiento, que estuvo clausurado por un mes.

María José Salinas, hija de los propietarios del negocio, alega en su denuncia que a través de una activista que pertenecería al movimiento oficialista se estaba requiriendo 6.000 dólares para reabrir el local. En la denuncia se vincula al intendente Rafael Guerra.

El Colonial, que lleva más de 30 años de operación, había sido cerrado el 27 de noviembre pasado, luego de un operativo de la Intendencia en el que se halló un arma de fuego detrás de la caja registradora. Los dueños adujeron que era una reliquia en desuso.

Publicidad

La denunciante afirmó que se contactó con el gobernador Julio César Quiñónez para exponer la extorsión que estaba recibiendo de M. C., supuesta militante de Alianza PAIS. Salinas tiene audios y capturas de WhatsApp como soportes de que le pidieron dinero.

“En los audios se nota que (M. C.) conoce toda la situación en la que pide $ 6.000 por la reapertura, ya que al intendente Rafael Guerra le habían ofrecido dinero los bares de la competencia para mantenernos cerrado y que por la derecha no se iba a abrir”, explicó la semana pasada Salinas, en una entrevista en radio Morena.

Salinas agregó que al alertar de este hecho al gobernador, este le realizó un planteamiento. “Me dijo que entregue los 6.000 dólares a la persona M. C. que él la capturaba, en el momento que la capturaba abría el local”, indicó Salinas.

Publicidad

La propietaria del bar, que aduce un perjuicio económico por el cierre, aseguró que no logró entender la lógica del pedido de Quiñónez. “Me pareció condicionarme en un momento que estoy sufriendo extorsión, aparte mi papá en este proceso del arma salió inocente”, explicó la denunciante.

Ayer se intentó obtener la versión del gobernador, pero no fue posible contactarlo.

Publicidad

Durante una entrevista en radio Cristal, el viernes, el intendente negó conocer a M. C., la mujer que habría pedido dinero y reiteró que la clausura se efectuó porque se halló un arma.

“Es una denuncia infundada, puesto que yo no tengo intermediarios, ni tampoco estoy pidiendo nada a nadie”, afirmó.

El intendente inició una querella con el fin de que la denunciante demuestre con pruebas su acusación. Días antes, el gobernador anticipó que había pedido al intendente que adoptara acciones legales, luego de señalar que no había tenido indicios de irregularidad entre sus colaboradores.

Lestliegh Ponce, representante de un grupo de bares de la zona rosa, sostuvo que no había escuchado de extorsiones. “No puedo dar fe de que eso sea cierto”, indicó.

Publicidad

Salinas teme represalias por su denuncia, que se tramita en la Unidad de Patrimonio Familiar, pero aseguró que seguirá hasta que eso se esclarezca.(I)

Centros
Nocturno

Cautela
Entre los centros de diversión nocturna hay cautela por esta denuncia de El Colonial. Stalin Cedeño, vicepresidente de la Asociación de Centros Nocturnos, señaló que espera que sea la justicia la que aclare e investigue este caso. El dirigente dijo que hasta el momento la organización no ha recibido queja de supuestos casos de extorsión de sus socios.