Jorge Rodríguez lidera un equipo de ciudadanos que investiga casos de presunta corrupción, pues no confían en la labor del Consejo de Participación Ciudadana.

P: ¿Cómo evalúa la actuación del nuevo consejo?

R: La Comisión de Control Cívico era una entidad estatal, no gubernamental; no dependía del Ejecutivo ni de ninguna institución. La burocracia creció con este consejo, pero la capacidad de los funcionarios decreció.

P: ¿Por qué crear una entidad que haga el trabajo que le corresponde al CPC?

R: Somos ciudadanos, organizaciones sociales que decidimos constituir un sustituto a los organismos que no funcionan, comenzando por el Consejo de Participación que se ha convertido en un mamotreto que lo que ha hecho es tener nombrados funcionarios de Gobierno, y no de la ciudadanía. Y no cumple la función de investigación...

P: ¿Continuarán investigando?

R: Estamos enfrentando querellas penales (por su denuncia de la central Manduriacu), pero en enero daremos la Navidad atrasada presentando dos casos. (I)