Una bala en la cabeza que dejará secuelas a futuro en la vida del cabo segundo de Policía, Luis Alberto Barros, y la orden de prisión preventiva contra el colombiano, E. V. H., quien habría disparado contra el uniformado, fue el resultado del intento de robo al estilo sacapintas ocurrido el pasado martes contra una pareja que había sacado $ 4.000 de un banco.

Fernando Erazo, coordinador de la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de la Policía Quito Nº 1, explicó que el estado de salud de Barros es estable, pero que no han podido extraer la bala de la parte derecha del cráneo debido a que eso podría traer mayores consecuencias.

Barros fue el primero en llegar hasta la zona de Los Granados, al norte de la urbe, donde era perseguida la pareja.

El agente, quien es parte del Grupo de Operaciones Motorizadas, fue recibido a balazos por dos individuos que se transportaban en una moto Kawasaki verde, sin placas. Uno de los disparos atravesó el casco de dotación del agente.

El supuesto delincuente que conducía la motocicleta huyó, no así E. V. H., quien recibió un disparo en la pierna izquierda y cayó del vehículo. Este sujeto tiene doble identidad.

El comandante de Policía del Distrito Metropolitano de Quito, Carlos Alulema, dijo que investigan para dar con los demás miembros de la banda. (I)