El Colectivo de Investigación y Acción Psicosocial presentó un informe sobre las supuestas agresiones a quienes participaron en la marcha que comenzó en Zamora Chinchipe y que concluyó con el paro nacional el 13 de agosto pasado.

Fernanda Solís, del colectivo, señaló que son 229 casos que consideran “agresiones” y “violaciones” de derechos humanos, y que responden a testimonios, entrevistas, estudios clínicos, físicos y mentales, análisis de los partes médicos y los procesos judiciales en contra de 104 personas.

Aclaró que su trabajo no pretende hacer oposición, sino visibilizar mecanismos de “represión” frente a procesos de movilización de los pueblos. Y explicó que la organización la integran profesionales de diversas áreas y que el trabajo incluye a la sociedad civil y no a los uniformados, pues consideran que forman parte de las “fuerzas represivas del Estado”.

El informe fue presentado a entes como la Defensoría del Pueblo, ministerios del Interior, de Justicia, de Defensa y la Secretaría de los Pueblos.

Julio César Trujillo, miembro del colectivo, dijo que el trabajo es de campo. (I)