Sosteniendo con su mano derecha un espejo dental, Luis, de 9 años de edad, observaba cómo la odontóloga y pediatra María Cristina Quintero retiraba con mucha delicadeza la placa bacteriana que estaba adherida a la superficie de sus dientes pequeños.

Él era el primer paciente al que atendía María, el martes 25 de agosto, en el centro municipal de asistencia médica Santa Ana, ubicado en la calle 31 de Octubre, en ciudad Samborondón.

La atención la recibía Luis como parte de las brigadas médicas que realizará hasta el viernes 28 de agosto la Iglesia Adventista del Séptimo día, ubicada en la avenida principal de la urbanización Entre Ríos (km 1,5). Esta actividad la desarrolla en coordinación con el Municipio de Samborondón.

María es parte de un grupo de seis médicos misioneros del hospital Loma Linda de California (Estados Unidos) y del hospital de Montemorelos (México). Son especialistas en terapias físicas y respiratorias, odontología, nutrición, pediatría, psicología y motivación. “Me regreso feliz a mi país luego de entregar mi trabajo, aunque no gane nada. Damos gracias a Dios que podemos servir al compartir lo que sabemos a otras personas”, indica.

Ella hacía limpieza y mostraba la técnica de cepillado de dientes a la mamá de Luis, Sandra Fariño, quien llegó desde temprano desde el recinto Bellavista . “No hay odontólogos aquí en este centro, mi hijo no había podido ser atendido hace algunos meses en el centro de salud pública que está más cercano a mi casa. La atención ha sido buena y no pagamos nada”, dice Sandra.

La campaña se inició el lunes 24 de agosto, durante los dos primeros días se atendió a alrededor de 30 personas en el centro municipal.

Durante las brigadas también se dan capacitaciones gratuitas sobre salud, relaciones familiares, cocina vegetariana, nutrición, ejercicio en familia y crecimiento espiritual.

Este plan de atención médica es parte de un convenio al que se llegó con el Municipio, en el que además se contempla la construcción de un centro de ayuda familiar en La Puntilla, que será dirigido por profesionales extranjeros.

Javier Arellano, coordinador de las brigadas, que la Iglesia adventista en el mundo mantiene muchas fundaciones médicas misioneras para ayudar a las poblaciones más necesitadas. (I)

Son muy buenas las charlas, yo no sabía alimentarme ni respirar de forma adecuada, no es solo percibir el aire”,Margarita Solís, Beneficiaria.