En la inauguración de la Pachamama Raymi (fiesta de la madre tierra), el pueblo Sarayacu le entregó una lanza con símbolos de lucha y resistencia a Cléver Jiménez. Esa comunidad le dio refugio a él, junto a Fernando Villavicencio y Carlos Figueroa, cuando los tres enfrentaron una condena por un juicio de injurias seguido por el presidente Rafael Correa.

“Esta lanza es el símbolo de nuestros ancestros, nunca la vamos a dejar, con ella vamos a estar hasta el fin del mundo”, dijo César Santi, expresidente de Sarayacu, al darle las lanzas, una del pueblo y otra que Jiménez la confeccionó durante su permanencia en ese territorio.

Narcisa Gualinga, parte de los sabios de Sarayacu, le dio otra a Figueroa. Él llevó una brigada médica y útiles escolares.

Jiménez dijo que desde ahí se debe presentar una propuesta democrática para el Estado, de transición para el 2017. (I)