El presidente de la Cámara de Comercio de Quito, Blasco Peñaherrera, responsabilizó al Gobierno del presidente Rafael Correa por la especulación, alza de precios de productos en general y por la pérdida de empleo.

Según el empresario, las sobretasas arancelarias que van desde el 5% al 45% para 2.800 productos importados "es un ataque directo a una actividad comercial que es la mayor generadora de empleo y en términos generales 6,4 millones serán afectadas de forma directa e indirecta".

Pero dijo que más allá del impacto para el empleo en el sector comercial, se verá "un mayor impacto en el consumidor".

"Todos los ecuatorianos somos víctimas de estas medidas porque todos los productos van a ser afectados de manera directa con la aplicación de este arancel... es mentira que solo afecte a las clases pudientes, porque sí afectará a los pobres", se quejó Peñaherrera.

Para el empresario, las salvaguardias, en vigencia desde ayer, responden al "fracaso del modelo del gobierno central"; por lo que calificó de irresponsabilidad al jugar con la estabilidad económica de los ecuatorianos con el pretexto de salvar la dolarización.

"Si perdemos la dolarización única y exclusivamente será por la política economía dependiente del gasto y del consumo y gasto solo con fines populistas. En los últimos años se han gastado $ 220.000 millones", denunció.

Para Peñaherrera, las salvaguardias constituyen un "paquetazo desmedido que afecta a todos los productos y servicios... es peor que los paquetazos de anteriores gobiernos".

Mientras tanto, la Defensoría del Pueblo exhortó a ​los proveedores de bienes de consumo masivo a respetar los precios establecidos en el mercado e hizo un llamado al Ministerio del Interior, a las Intendencias de Policía, al Servicio Nacional de Aduanas del Ecuador, al Servicio de Rentas Internas (SRI) y a la Superintendencia de Control del Poder de Mercado para que "prevengan todas las posibles prácticas que deriven en vulneraciones a las personas consumidoras". (I)