Con cinco nuevos botes inflables, el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil está listo para atender las cerca de 80 emergencias diarias que son remitidas a la institución.

Estos se unen a los cuatro (dos de aluminio) que ya servían para atender los casos de inundación que se presentaban en la época invernal.

Este equipo se complementa con 2 camionetas, 10 bombas de drenaje portátiles, chalecos salvavidas, entre otros implementos para actuar durante la intervención en sectores anegados por las lluvias.

Publicidad

Pese a que la institución se creó hace 179 años con la función de aplacar incendios, a partir de 1960 se involucraron con la atención de emergencias como el rescate de personas en ascensores o en accidentes de tránsito.

Martín Cucalón, primer jefe del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, señala que no hay otra institución en la ciudad que cubra las áreas de emergencia que a ellos derivan.

“Hoy estamos mejor equipados, la Corporación para la Seguridad Ciudadana ha comprado algunos equipos para apoyarnos, nosotros también en caso de inundaciones y estamos listos a cualquier hora, esa es una ventaja de los bomberos”, comenta Cucalón.

Publicidad

Esta situación aún se mantiene, ya que son los que atienden la mayor parte de emergencias que se registran en la ciudad. Para esto mantienen seis operadores en las dos centrales de monitoreo de incidentes como son la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG) y el sistema integrado de seguridad ECU911.

“Cuando el ECU911 recibe una llamada de emergencia, ellos analizan qué tipo de emergencia es. Si nos compete a nosotros por un tema, por ejemplo de rescate vehicular, inmediatamente le pasa al despachador de los bomberos y él reporta a su respectivo cuartel y despacha las unidades de rescate vehicular”, explica Martín Cucalón.

Publicidad

Este proceso toma dos minutos en los que se da la orden de salida de la unidad. En un máximo de 7 minutos debe llegar al incidente reportado con sus cerca de 200 vehículos.

Sin embargo, Cucalón reconoce que la labor se dificulta cuando existe intromisión de personas ajenas a la institución que les impide actuar con celeridad y también reconoce que hace falta una cultura ciudadana durante emergencias.

“Es increíble que cuando uno atiende un accidente de tránsito, lo primero que hace la ciudadanía muchas veces es robársele las cosas a los heridos en vez de socorrerlos o también tomarles fotos y después pasarlas por redes sociales”, cuenta Cucalón.

A través de su cuenta Twitter @BomberosGYE solo se informa de emergencias de gran magnitud.(I).

Publicidad

42
Cuarteles tiene el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil