Los integrantes del denominado grupo los 10 de Luluncoto implicados por el Gobierno en actos de desestabilización en el 2012 solicitaron este viernes un pronunciamiento a la Corte Nacional de Justicia (CNJ) al recurso de casación solicitado en junio pasado.

Esto mientras la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tramita una denuncia de violación de derechos humanos por parte del Gobierno del presidente Rafael Correa, desde el 20 de octubre del 2014.

Dicha denuncia argumenta la vulneración de los derechos de protección a la honra y a la dignidad humana, libertad de expresión, derechos de reunión, de asociación, integridad personal, libertad personal, principio de legalidad e irretroactividad de leyes penales, garantías del debido proceso y tutela judicial efectiva.

"El recurso de casación resuelve la aplicación de las normas jurídicas y no podrá repararse algunas de las violaciones por esa vía y en vista de que en el contexto actual con el sometimiento del sector judicial, es previsible que tampoco vayamos a tener un resultado positivo. Los ecuatorianos tenemos que buscar justicia afuera", afirmó Juan Pablo Albán, abogado de los 10 de Luluncoto.

Fadua Tapia, quien fue una de las acusadas pero no ingresó a prisión por su estado de embarazo, consideró que durante los tres años que suma el caso hay "persecución permanente". Siete de los diez tienen hábeas corpus que los dejó en libertad y en su caso está vigente una acción de protección que frenó la orden de prisión.

"Nosotros no podemos hacer trámites como sacar una licencia de conducir, es un riesgo hacer esto y nos limita en el tema laboral más aún el tema de ser tachados como terrorista nos afecta.

Albán dijo que si el Estado ecuatoriano decide por sus propios medios, ofrecer una reparación a los jóvenes y "dejar de hostigarles y perseguirles, existen mecanismos para retirar la denuncia de la CIDH; pero mientras esto no ocurra empujaremos para que exista una resolución en este organismo. Ya hay un trámite en el Sistema Interamericano y eventualmente podemos llegar a la Corte Interamericana".