Hay menos católicos en Ecuador. Y su compromiso de compartir su fe con otras personas es menor al de otros grupos religiosos.

Esta y otras revelaciones se publican este jueves en un estudio del Pew Research Center de los Estados Unidos, que examinó las afiliaciones religiosas, las creencias y prácticas en 18 países de Latinoamérica y el Caribe que, juntos, suman más de 425 millones de católicos, casi el 40% de la población de esta fe en todo el mundo.

La investigación, que también incluyó a Puerto Rico, territorio asociado a los Estados Unidos, detalla novedosas cifras sobre la religiosidad en Ecuador, un tema del que históricamente no ha habido estadística abundante, aunque en el 2012 el INEC presentó lo que calificó como "las primeras estadísticas oficiales sobre filiación religiosa en el Ecuador".

El PEW revela que en Ecuador se repite una tendencia latinoamericana: un cambio generacional de un grupo de fieles de la religión católica a la cristiana evangélica, a la que el estudio identifica como "protestante".

Publicidad

Lea también: El número de católicos se reduce en América Latina

Cambio religioso

Un 12% de pérdida de católicos es lo que se desprende al analizar las cifras. De los ecuatorianos adultos consultados, un 91% dijo que fue criado como católico, pero de ese total, solo el 79% afirma ahora continuar en esa religión.

Las cifras en torno al porcentaje de creyentes son similares a las publicadas por el INEC, que puntualiza en su estudio que un 80% de los ecuatorianos son católicos.

Difusión religiosa

Otro detalle es la característica de los católicos a la hora de difundir su religión. La encuesta PEW señala que solo el 6% de los ecuatorianos católicos son propensos a compartir su fe con otros, mientras que los evangélicos llegan al 27%.

Publicidad

A la hora de hacer las comparaciones de cuántos católicos comparten su fe, Ecuador está entre los cuatro últimos países de Latinoamérica junto a Argentina, Chile y Uruguay, que se presta a un análisis aparte en el estudio.

Similar ubicación se da en cuanto a los evangélicos que comparten sus creencias. Ecuador también está entre los cuatro últimos países de la región, pero con un 27%. Los tres últimos son Uruguay, Chile y Argentina.

 

El país del presidente José Mujica es largamente el más secular de la región. Allí, un 37% de sus ciudadanos asegura que no tiene una religión particular, son ateos o agnósticos. El informe PEW señala que en ningún otro país latinoamericano en donde se hizo el estudio, los que se consideran sin religión no llegan al 20% de la población (en Ecuador el 4% se ubica en este grupo sin religión llegando al 5% si se suma a la autodescripción el calificativo de ateo o agnóstico).

Los países centroamericanos, con Guatemala a la cabeza, son largamente los que aseguran ser más propensos a compartir su religión, tanto católica como evangélica.