María Landázuri, viceministra de Movilidad Humana, expresó que durante este año en el país se da “una terrible y lamentable cifra que supera los 600 niños que han viajado no acompañados” a Estados Unidos en busca de sus familias.

Esta cifra, que Landázuri dio a la agencia AFP y en cuya nota no se determina si estas salidas son legales o irregulares, triplica a los casos registrados en el 2013 y equivaldrían a la salida de dos niños cada día, el 2014.

La mayoría de casos se da en el Austro. Una madre en Déleg, Cañar, narró, bajo anonimato, que conoce de dos niños que se fueron con coyotes (traficantes de personas). “Conmigo vivió como 15 días la niña, la última que se fue (...) Así se van, no les importa nada. Es muy dura la situación, muy riesgosa”.

En Déleg muchas mujeres se quedaron con los niños a la espera de que sus esposos regresen de EE.UU., donde permanecen de manera irregular.

Allí hay casos de hijos que se quedaron solos y ya son adultos. Ellos se quedan con los abuelos, a quienes en unos casos no les hacen caso, prácticamente se crían solos y se vuelven un problema”, dijo una mujer de 62 años que evitó dar su nombre.

Por $ 10.000 a los traficantes, el viaje se da en barco a Centroamérica y de ahí por tierra a México y EE.UU., ruta conocida como el camino.

El gobierno afina fórmulas ante la situación de los niños emigrantes. De los 626 que han viajado este año sin compañía, 26 fueron detenidos temporalmente en EE.UU. y ya se reencontraron con sus familias.

“Tememos por muchos que no sabemos de su destino”, reconoció Landázuri.

Este año tenemos una terrible y lamentable cifra que supera los 600 niños que han viajado no acompañados (...) Tememos por muchos que no sabemos de su destino”.María Landázuri, viceministra de Movilidad Humana