La huelga por parte de agricultores colombianos, que ayer cumplió cinco días, registra 23 civiles y 39 policías heridos en todo el país.

Así lo informó el ministro del Interior, Aurelio Irágorri, quien explicó que se han incrementado las acciones violentas “por parte de algunos participantes en estas movilizaciones”.

Los pequeños cultivadores de papa, cebolla y hortalizas de regiones del centro acusan al gobierno de no cumplir los pactos para reducir los precios de los fertilizantes, solucionar las deudas con bancos y tiendas de suministros, y controlar las importaciones desde países con los que Colombia tiene Tratados de Libre Comercio.

Unos 10.000 policías están en diversos puntos para impedir bloqueos de manifestantes.

Delegados del gobierno de Juan Manuel Santos sostienen que han cumplido los acuerdos pactados en la huelga anterior, de septiembre del 2013, y que han desembolsado miles de dólares en auxilios a los campesinos.

El paro agrario se da a 23 días de las elecciones presidenciales en Colombia.