Barrio del Astillero, donde nació una pasión futbolera

Tres astilleros quedan en barrio donde nació una pasión futbolera Tres astilleros quedan en barrio donde nació una pasión futbolera
Tres astilleros quedan en barrio donde nació una pasión futbolera
Héctor Huayamave trabaja en el varadero Barcelona (calle Venezuela y 5 de Junio), que fundó su padre, Néstor. Los dos son hinchas del equipo torero. Ronny Zambrano
Tres astilleros quedan en barrio donde nació una pasión futbolera
En las calles General Gómez y Eloy Alfaro está la subestación El Astillero, en donde comenzó la historia de Emelec. Carlos Donoso
22 de Febrero, 2014
22 Feb 2014

Guayaquil sin su Clásico futbolero estaría incompleta. “Se juega el Clásico del Astillero”, es la frase que en la víspera de un partido entre Barcelona y Emelec se replica constantemente en televisores, radios y conversaciones. Hoy será el primer encuentro del 2014, adelantado un día por los comicios.

El partido debe su nombre al origen común de ambos equipos: el barrio del Astillero, que aunque ya no es lo que era antes, según quienes lo han visto transformarse, el eco histórico se mantiene vivo, pasa de generación en generación.

Esta barriada se extiende desde la avenida Olmedo hasta la calle El Oro, y desde el río Guayas hasta la calle 6 de Marzo. En esa zona, entre Industrial Molinera y Astinave, en la calle El Oro, trabaja Enrique Monje, guardia de seguridad. “Aquí cortaban las tablas para hacer los barcos. Para afuera todo era lleno de camiones de madera, yo venía para ayudar y ganarme unos centavitos”, recuerda.

Hacia el centro, entre las calles Eloy Alfaro y San Martín, William Valero recorre el sector en su bicicleta y explica que la historia de Emelec comenzó “en General Gómez y Eloy Alfaro”, donde está la subestación eléctrica El Astillero.

“En donde estaba la Empresa Eléctrica comenzaron. Esto ha cambiado, aquí estaban las fruteras, por allá había una compañía que traía las langostas de Galápagos”, afirma Valero, habitante de la zona desde los 12 años. El Astillero es su hogar.

El barrio, que también vio nacer a Barcelona en 1925, durante las primeras décadas del siglo XX era zona de varaderos, ahora alberga solo a tres. Entre Venezuela y 5 de Junio está el varadero Barcelona, fundado por Néstor Huayamave hace casi 40 años.

Héctor, uno de los hijos de Néstor, está a cargo del negocio de su papá. Los dos son barcelonistas. Su padre se hizo socio en 1929, relata con orgullo Héctor: “Mi papá hizo amistad con los señores que fundaron el Barcelona del Astillero”.

En esa misma esquina se levanta una edificación de departamentos. “Aquí viven bastantes asiáticos”, cuenta Carlos Zamora, quien habita en el edificio y escucha durante la mayor parte del día los ruidos que producen en el varadero. “Estamos acostumbrados, nos gusta vivir aquí, nos gusta la bulla”, dice.

A un par de cuadras hacia el centro, en General Gómez, está Édgar Reyes, soldador que trabaja allí desde 1958. “Esto era llenito de varaderos, luego vinieron algunas industrias, la mayoría de la gente que vivía aquí ya no está”, cuenta.

Aunque los astilleros que quedan están escondidos por palmeras, estaciones de la Metrovía y más comercio; el guardia, el peatón y el vecino saben que en esas cuadras nació el Clásico del fútbol guayaquileño.

Regeneración
Urbana

Calles
La Fundación Guayaquil Siglo XXI ha realizado la regeneración de algunas calles del sector, como Chile, Venezuela y Eloy Alfaro. Además, se han realizado remates en las calles que dan hacia el río Guayas.

Planes
Para el 2014 está prevista la regeneración de Chimborazo, desde Portete hasta El Oro.

Barrio del Astillero, donde nació una pasión futbolera
Gran Guayaquil
2014-02-23T10:13:33-05:00
La historia de los equipos de fútbol del Astillero comenzó en este barrio, a orillas del río Guayas.
El Universo