Un pasaje comercial dejó de ser avícola para atender a mascotas

Martes, 24 de Septiembre, 2013 - 00h00
24 Sep 2013
Un pasaje comercial dejó de ser avícola para atender a mascotas Un pasaje comercial dejó de ser avícola para atender a mascotas
Un pasaje comercial dejó de ser avícola para atender a mascotas
Doce locales están situados en el antiguo centro comercial Platón Franco, en el km 5,5 de la vía a Daule. Ahí se ofrecen servicios para mascotas, como veterinarias.
Un pasaje comercial dejó de ser avícola para atender a mascotas
Ronald Contreras, dueño del local Pepe, coloca anestesia a un perrito para realizarle una caudectomía (corte de rabo).

Cuando Bunny, su doberman, necesita una ‘peluqueada’, un baño y un arreglo de uñas, Norma (su dueña) y sus hijos lo llevan a uno de los doce locales del antiguo centro comercial Platón Franco.

Quizás el nombre del sitio no le sea tan conocido, pero si se ubica en el km 5,5 de la vía a Daule y observa un espacio abierto, con parqueadero y locales con letreros de alimentos de perros y gatos, e insumos avícolas, de seguro sabe dónde queda este lugar.

Hasta ahí llegan dueños de mascotas de Mapasingue, Los Ceibos, Urdesa, Miraflores, Florida y hasta de Bastión. “Yo prefiero traer aquí a mi perro que llevarlo a un veterinario particular, porque en otros lados es más cara la atención”, dice Norma, quien prefiere mantener en reserva su apellido.

En el sitio, los precios de los servicios dependen del tamaño, pelaje y raza de la mascota. Lo único que se mantiene fijo es el costo del balanceado y el de los medicamentos.

Ronald Contreras, dueño de la veterinaria-avícola Pepe, indica que el servicio de peluquería para perros está entre $ 13 y $ 20; Pedro Meneses, del local Super Broilers, que el costo varía de $ 12 a $ 25; y Jenny Quimís, de la tienda Dos Hermanos, que promedia los $ 20.

“Esta es una zona bastante perrera (...). La gente viene aquí porque es mucho más económico y hay diversidad de productos y servicios, desde atención médica a mascotas hasta medicinas y comida para razas pequeñas, medianas y grandes”, dice Contreras.

Edwin García, veterinario del local Dos Hermanos, explica que los problemas más comunes de las mascotas, que llegan al local donde trabaja, son virales y por estar infestadas de garrapatas. “Cuando detectamos eso, les hacemos tratamientos inyectables”, comenta.

En la década del ochenta, este sitio era netamente avícola. Ahí se vendía balanceado para pollos y polluelos, que también se los vendía para criar y, posteriormente, comercializar. Según Meneses, las empresas incubadoras se expandieron hace varios años a otros cantones (de donde los clientes venían a comprar los productos en Guayaquil), dando varias facilidades a los criadores, como cercanía y crédito directo.

“Ya no fue negocio y muchos tuvimos que buscar nuevas formas comerciales para mantenernos”, relata el hombre.

Por eso, hoy el 90% del comercio de los locales está encaminado a dar servicio a los canes y felinos. Sin embargo, se sigue comercializando producto avícola en una mínima cantidad. “Ahora la gente tiene que saber que acá sus mascotas salen papelito”, dice Meneses.

Medicinas y tratamientos

En varios locales se ofrecen champús antipulgas a entre $ 4 y $ 10 y medicina antirrábica a $ 7 en promedio. También se atiende a pericos, cerdos, etc.

El servicio es bueno. Yo traigo a mi perrita y si hay muchos que van a ser bañados y cortados el pelo, la dejo y la vengo a ver en tres o cuatro horas. Aquí también le compro su comida”.
Tania Madero, clienta.

Infografia

Un pasaje comercial dejó de ser avícola para atender a mascotas
Gran Guayaquil
2013-09-24T10:45:07-05:00
Son doce locales. ‘Peluquean’ a perros y gatos, los bañan; venden medicinas y sus alimentos.
El Universo