La mayor parte de las carreteras bloqueadas por manifestaciones campesinas en Colombia fueron reabiertas paulatinamente el fin de semana, pero camioneros ratificaron ayer que seguirán paralizados en demanda de una reducción del precio del combustible, que para este mes quedó en $ 4,6 (galón de gasolina).

Entre 40.000 y 50.000 camioneros comenzaron un paro de actividades hace dos semanas, en coincidencia con masivas protestas de campesinos que reclamaban auxilios económicos para el sector rural.

El presidente Juan Manuel Santos alcanzó acuerdos parciales con un sector de los campesinos, con los que todavía está en negociaciones, así como con pequeños mineros y con comunidades indígenas. Sin embargo, los departamentos de Caquetá, Huila y Putumayo (sur) seguían ayer con bloqueos de vías y sus capitales desabastecidas. En el puente internacional San Miguel, del lado de Sucumbíos, no hay movilización de transporte público. Solo el fin de semana se abrió, por horas, la vía que conecta a ambos países para que se abastezcan de comida en Ecuador.