El primer “laboratorio de medios de comunicación” institucional está listo y solo falta que inicie sus actividades.

El Consejo de Participación Ciudadana (CPC) aprobó ayer el convenio para la implementación de este laboratorio que contará con la colaboración de la Defensoría del Pueblo y el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN), que se encargará de ejecutarlo. Este se suscribirá mañana.

Según lo aprobado en una extensa plenaria a la que acudieron solo cuatro de siete consejeros, este laboratorio elaborará un índice que determine técnicamente el nivel de cumplimiento y respeto a los derechos humanos y de comunicación de los contenidos difundidos en los medios de comunicación.

Como parte de su trabajo deberá monitorear los contenidos de los medios para prevenir, detectar, detener mensajes que induzcan a la violencia, la discriminación, el racismo, la toxicomanía, el sexismo, la intolerancia, por ejemplo.

Publicidad

Una de las cláusulas del convenio establece que el laboratorio debe remitir anualmente los informes que produzca sobre el monitoreo de la prensa al Consejo de Regulación y al superintendente de Información.

Este enunciado fue propuesto por la vocal Marcela Miranda y especifica que la Defensoría y el Consejo se encargarán de “elaborar un informe anual sobre los hallazgos del laboratorio, que incluya recomendaciones” para los organismos de regulación y control.

La responsabilidad de realizar este trabajo será de la Escuela de Constitucionalismo del IAEN.

A la par, el CPC se prepara para elaborar el reglamento de designación de los defensores de audiencias y lectores.

En la sesión de ayer, se decidió que el presidente de la entidad, Fernando Cedeño, integre un equipo que se encargue de dar los “pasos previos del proceso de designación del defensor de audiencias", que deberá hacerse a través de un concurso de oposición y méritos.

Estos pasos previos se refieren a analizar cuáles serían los perfiles, las atribuciones y los requisitos que deben cumplir.

Para Miranda, si bien existe una presión para designar a estos nuevos actores del sistema de comunicación, recordó que aún no se ha nominado al superintendente de Comunicación porque la Presidencia no les ha enviado la terna por lo que “no podemos tomar las cosas muy a la ligera” subrayó.