El cuerpo de Óscar Caranqui Villegas fue trasladado ayer de Guayaquil hasta la ciudad de Quito, donde su familia lo vela en la funeraria Memorial.

Pese a que la familia de Caranqui no se ha pronunciado en público sobre las circunstancias de su muerte, en las redes sociales (Twitter y Facebook) donde Caranqui mantenía activos perfiles y cuentas, para denunciar supuestos actos de corrupción de policías y otras autoridades, ayer se pudo leer mensajes de agradecimiento para amigos y allegados.

En Facebook se publicó: “Amigos, infinitas gracias a todos por sus comentarios de apoyo. La familia Caranqui en este momento sufre la pérdida de un gran hombre, hijo, padre, hermano y amigo, quien durante los últimos 8 años luchó incansablemente por los derechos de los privados de la libertad en el Ecuador. Después de tanto batallar hoy vuela libre cobijado en el regazo del Señor, esperando encontrar en la otra vida la justicia que en esta no logró alcanzar”.

Mientras, que en Twitter a las 10:42 de ayer se publicó el siguiente mensaje: “Queridos amigos y seguidores, el cuerpo de Oscar será trasladado a la ciudad de Quito en las próximas horas”.

Por la mañana, en la morgue de la Policía, en Guayaquil, su esposa, una joven colombiana, dijo desconocer por qué asesinaron a Caranqui. Mientras esperaba la entrega del cuerpo, recordó que el sábado fue la última vez que estuvo con él y que no le comentó sobre alguna amenaza de muerte. “Él estaba muy tranquilo, estudiando Derecho a distancia en la UTPL (Universidad Técnica Particular de Loja)”.