El primer ministro checo de centro-derecha, Petr Necas, anunció el domingo por la noche que dimitirá este lunes, reconociendo su responsabilidad en un escándalo de corrupción política y de abuso de poder en el que está implicada su principal colaboradora, al tiempo que intenta salvar la coalición gubernamental.

"Mañana (lunes) renunciaré a mi puesto de primer ministro. Soy consciente de mi responsabilidad política", declaró Necas, durante una rueda de prensa al término de una reunión de jefes de la coalición gubernamental.

"Soy un hombre combativo. Pero también me doy cuenta perfectamente de que es el momento de irse", afirmó.

La influyente directora de gabinete de Necas, Jana Nagyova, de 48 años y a la que la prensa popular presenta como la novia del primer ministro dimisionario, fue puesta en detención provisional el sábado, tras ser inculpada de organizar la corrupción política y utilizar los servicios de inteligencia militar en su interés personal para vigilar ilegalmente a la esposa de Necas, de la que se está divorciando.

Publicidad

Dos generales y un coronel del servicio de inteligencia militar también fueron inculpados. El general Ondrej Palenik, actual jefe de este servicio, y el coronel Jan Pohunek están detenidos. El segundo general, Milan Kovanda, quien confesó los hechos, quedó en libertad.

El caso estalló en la noche del miércoles al jueves con una serie de operaciones policiales y detenciones sin precedente efectuadas principalmente en la sede del gobierno y del ministerio de Defensa.

La operación policial afectaba también a varios hombres de negocios y controvertidos grupos de presión relacionados con la alcaldía de Praga y sospechosos de numerosas malversaciones. Sin embargo, lograron abandonar el país poco antes de la redada policial.

La policía considera que Nagyova podría estar implicada en todos estos casos. Se enfrenta a una pena de hasta cinco años de cárcel.

Necas defendió la continuación de la actual coalición gubernamental tripartita de centro-derecha hasta las legislativas previstas para mayo del 2014, pero con un nuevo primer ministro propuesto por su partido, el ODS.

La prensa checa citó en varias ocasiones el domingo el nombre del ministro de Industria y vicepresidente del ODS, Martin Kuba, como su posible sucesor.