Las celebraciones del Corpus Christi comenzaron ayer en localidades de las provincias de Tungurahua, Azuay y Chimborazo, mientras se ultiman detalles para los festejos de este fin de semana en Cotopaxi.

En Pujilí (Cotopaxi), la fiesta del Corpus Christi, reconocida hace más de una década como Patrimonio Intangible de la Nación, rinde homenaje a la prosperidad de la tierra, a la cosecha, las frutas y las flores. Según historiadores, los indígenas bailaban para agradecer a la Pacha Mama por el alimento que proporciona.

Las celebraciones empezarán mañana, desde las 09:00, con la participación de cerca de 50 comparsas invitadas a nivel nacional e internacional que como cada año se disputarán el danzante de oro.

Publicidad

En su visión católica, el Corpus Christi (Cuerpo de Cristo) es una invitación a la cena del Señor, con la hostia que es símbolo del cuerpo de Cristo y es entregada a los creyentes durante las eucaristía.

Ayer, en la parroquia Salasaca del cantón Pelileo, en Tungurahua, cada uno de los doce alcaldes mayores encargados de celebrar el Corpus Christi se reunieron en sus viviendas para poner alegría y hacer danzar a la gente reunida en el lugar con la banda de martillo (banda de pueblo), mientras participan al mediodía de una comelona.

Luego cada alcalde mayor, que es elegido por el párroco, acompañado de tres danzantes se dirigió bailando al cementerio, comunidad Cruzpamba, lugar que para el pueblo Salasaca es sagrado, en donde de acuerdo a la tradición ancestral siguen en la danza.

Publicidad

En Cuenca, el primer día de la fiesta del Septenario o Corpus Christi fue liderada por la Curia. El evento se inició con la hora santa en la iglesia Corazón de Jesús, para luego seguir con la procesión religiosa hasta la Catedral La Inmaculada, donde celebraron la eucaristía. Después de la misa se realizó el culto popular, en el que quemaron los castillos como parte de la liturgia efectuada hace más de 400 años de tradición.

Ayer también hubo celebraciones en Chunchi y mañana serán en Yaruquíes (Chimborazo). “No se puede pasar por alto esta festividad religiosa que es la fiesta de la Sagrada Eucaristía, no se debe perder la fe”, dijo José Cano Lobato, presidente de la Hermandad de la Virgen de Los Dolores de la parroquia Yaruquíes.

Publicidad

 

PUJILÍ-SALASACA-CUENCA