QUITO

La Corporación Quiport, concesionaria del aeropuerto Mariscal Sucre, reportó ayer que implementará equipamiento en esta terminal aérea para evitar las continuas suspensiones a causa del mal clima. Estas medidas están dirigidas, sobre todo, a mejorar la visibilidad.

La espesa neblina y las lluvias que han caído en Quito y sus alrededores durante las últimas semanas son las causas de los últimos cierres del nuevo aeropuerto de la capital, los cuales ocasionaron atrasos en vuelos nacionales e internacionales y la queja de los usuarios. La última suspensión ocurrió el jueves pasado, entre las 07:00 y las 08:25, la tercera en este mes.

Quiport indicó que en las próximas semanas (sin especificar cuándo) se instalará en la cabecera norte de la pista un sistema que permite a los pilotos precisar su aproximación en condiciones de visibilidad reducida denominado Instrumental Landing System (ILS, sistema de aterrizaje instrumental).

Publicidad

Según Quiport, el equipo entrará en funcionamiento una vez que la Dirección de Aviación Civil (DAC) termine de calibrarlo.

Al momento el aeropuerto de Quito cuenta solo con uno de estos equipos, colocado en la cabecera sur desde que en febrero pasado inició sus operaciones. La antigua terminal también tenía solo un ILS, ubicado en la cabecera sur.

Asimismo, la concesionaria trabaja en la puesta a punto del sistema llamado RVR, que permite medir de manera automática los niveles de visibilidad.

Quiport también analiza la propuesta planteada por la Asociación de Representantes de Líneas Aéreas del Ecuador (Arlae) de instalar luces transversales en la mitad de la pista.

Patricia Miño, directora ejecutiva de Arlae, contó que el 9 de abril pasado esta organización envió una carta con esa sugerencia al vicealcalde de Quito, Jorge Albán Gómez, para que intervenga ante Quiport y se instalen esos focos. Al momento, la pista solo cuenta con luminarias en los costados.

Con antigua terminal

Publicidad

Quiport defendió la ubicación del nuevo aeropuerto. Citó un estudio que comparó los cierres reales que tuvo el antiguo aeropuerto durante el 2012 y las condiciones climáticas en la zona de Tababela, en ese mismo periodo.

Según Quiport, el análisis arrojó que el aeropuerto, si hubiera estado ubicado en Tababela, se habría cerrado 103 horas, mientras que la antigua terminal suspendió 133 horas sus operaciones, el 30% más.

Para Marco Subía, presidente de la Arlae, aún es temprano para hacer una comparación entre las horas de cierre del nuevo y las del antiguo aeropuerto.

“El tema del clima en el antiguo aeropuerto también era muy complicado. En invierno se cerraba a menudo. Deberíamos esperar un poquito para ver si es que los cierres y demoras se han dado más en el nuevo aeropuerto que en el antiguo... Recién vamos un poco más de dos meses de operación”, dijo.

La DAC y Quiport tienen esas estadísticas. Este Diario pidió el jueves esa información y hasta ayer no las había recibido.

En provincias
Pasajeros

La Corporación Quiport aconseja a los usuarios que antes de ir al aeropuerto verifiquen la información del estado de sus vuelos en la página www.aeropuertoquito.aero y el estado operativo del aeropuerto en la cuenta Twitter @AeropuertoUIO.

Pasajeros que ayer viajaron desde Santa Rosa a Quito en vuelos de Tame no tuvieron inconvenientes por el mal clima en la capital. A diario se realizan tres vuelos desde la provincia de El Oro.

Los pasajeros que llegaron y salieron desde la terminal aérea de Manta tampoco tuvieron retrasos en sus vuelos. Desde el aeropuerto General Eloy Alfaro se registran salidas diarias de ocho vuelos de tres aerolíneas.