Hace varios meses, Jacksandra Molina halló a una gatita preñada en los exteriores de su casa, en el barrio El Pino, en Mapasingue este, populoso sector de Guayaquil.

La encontró golpeada, sucia y sin fuerzas. La ingresó a su casa y la curó, pues le entristeció su situación.

En casa, junto a su esposo y su hijo decidieron llamarla Lola. Jacksandra es amante de los animales. Dijo que le entristece verlos deambular por las calles o cuando sus dueños los dejan abandonados.

Días después, Lola parió tres gatitos. Jacksandra no los podía acoger a todos, pues en la casa donde vive es alquilada y una de las condiciones era la de no poseer más de una mascota.

Publicidad

Ella decidió buscar hogar para los gatitos colocando un letrero en la ventana de su domicilio, en la que se leía: "Se regalan gatitos, personas responsables, tocar la puerta".

Mientras iban pasando los días, sus vecinos acudieron a su hogar para adoptarlos.

Jacksandra también tiene un perro, pero lo llevó a la casa de una vecina para que lo cuidara, pues en su vivienda no le permiten más mascotas. Ella le compra la comida y siempre está atenta de su salud y bienestar.

La ciudadana comentó que en su barrio ha encontrado cajas con varios gatitos recién nacidos y los ha recogido. Lamentó que uno de sus vecinos, no cuida a su perro y lo tiene en condiciones deplorables.

"Es una pena que algunas personas maltraten a sus animales", expresó Jacksandra.

Según la Jefatura Municipal de Bienestar Animal, los lugares donde se registra mayor incidencia de maltrato animal son Monte Sinaí y Bastión Popular, en el norte.

En estos sectores se han reportado varias denuncias por maltrato a perros y gatos.

Esta dependencia del cabildo realiza campañas en varias zonas de la urbe porteña. Algunos de sus programas son de desparasitación y tratamiento de zoonosis parasitarias, cirugía menor (suturas, drenaje de abscesos, miasis), cirugías programadas (tumores de mama en perras y gatas, tumores de piel), programas de esterilización quirúrgica, entre otros. (I)