Horas antes de la Nochebuena, la adulta mayor Tulmira Alcívar perdió su casa en un incendio. Era de caña y había sido levantada hace cinco años con el esfuerzo y colaboración de sus vecinos de la cooperativa 4 de Marzo, situada en la isla Trinitaria, sur de Guayaquil.

La mujer de 76 años, cristiana evangélica, comenta que una mujer que consideró como la pareja del nieto que convivía con ella pidió pasar a la vivienda de caña. Fue entonces, relata Tulmira, que la visitante profirió insultos en contra de su pariente, que estaba ausente. Ella optó por salir de casa.

A los minutos, las llamas en su propiedad alertaban al vecindario. "No puedo decir que fue ella, pero si quisieron hacerme daño, me hicieron un favor", expresa la adulta mayor la mañana del jueves 14, ya en posesión de una casa con techo de zinc y de paredes de cemento, construida por el Municipio de Guayaquil a través de su Comisión de la Solidaridad y del equipo institucional Guayaquil Representada.

En el acto de entrega de la vivienda, la alcaldesa Cynthia Viteri asegura que el cabildo velará por la no vulneración de derechos de la ciudadana de la tercera edad, oriunda de Portoviejo y con 33 años en la isla Trinitaria.

Publicidad

La funcionaria comenta que un familiar, no precisamente el nieto, quiso expulsarla del predio. Promete asistencia continua y monitoreo del caso.

Tulmira Alcívar vivirá sola, como ha sucedido por años luego de la adultez de sus cuatro hijos. Uno, Gladys Cedeño, menciona que la atiende regularmente, que sus hijos Pedro y Evelyn también colaboran con la abuela. Él, con víveres. Ella, acompañándola a trámites como el cobro mensual de un bono estatal.

Tulmira Alcívar pasó Navidad y recibió el 2021 en la casa de su hija, en el suburbio de Guayaquil. Ahora pasa sus días en casa reconstruida y con su mascota, un perro que entiende por Negro y por Pinky.

Asistencia municipal

La alcaldesa Viteri sostiene que el grupo consigue ayuda con la empresa privada, que está en marcha la construcción de 25 casas para dar techo a adultos que viven con sus hijos en la calle o en abandono.

El proyecto abarca la obra de 115 soluciones habitacionales en la cooperativa Trinidad de Dios, en Monte Sinaí.

Patricia Rivera, presidenta de la Empresa Pública Municipal de Vivienda, expresa que contactan a la empresas privada y recalca que hay familias en extrema pobreza que ya están precalificadas. (I)