El exalcalde Jaime Nebot acompañó este martes a la actual autoridad de Guayaquil, Cynthia Viteri, en el recorrido de obra de la planta de tratamiento de aguas residuales Las Esclusas, que se construye en el sur de la ciudad.

El personero contrató la infraestructura, con la que se prevé procesar las aguas domiciliarias generadas en el centro y sur de la urbe, del cerro del Carmen al estero Covina.

La alcaldesa Viteri destacó la utilidad de al menos 30 años de la planta Las Esclusas, sostuvo que estaría operativa en el primer semestre del 2021 e indicó que en el proyecto fue incluido la cogeneración eléctrica y el tratamiento de olores.

Luego de tres meses de prueba habrá seis meses de operación asistida, antes de un funcionamiento autónomo.

"Los lodos recibirán tratamiento mediante unidades de espesadores, digestores deshidratadores", indicó la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guayaquil (Emapag), a cargo de la obra de saneamiento.

La Emapag, cuyos principales directivos también asistieron al acto, entre ellos Andrés Mendoza y Jackson Herrera, agregó que las aguas residuales recibirán "tratamiento primario químicamente asistido, desinfección y descarga mediante emisario subfluvial".

La empresa indicó que los recursos para la construcción de la planta Las Esclusas provienen de un crédito multilateral internacional de $ 205 millones otorgado por el Banco Mundial y el Banco Europeo de Invesiones, "y una contraparte local de $ 16,4 millones".

Las parroquias Letamendi, Febres-Cordero, García Moreno, Urdaneta, Sucre, 9 de Octubre, Ayacucho, Bolívar, Olmedo, Rocafuerte, Roca y Pedro Carbo, constan entre los sectores beneficiados, además de las cooperativas del Guasmo.

El Municipio de Guayaquil proyectó una cobertura para un millón de ciudadanos. (I)