Más de 854 pacientes hemofílicos expresaron su preocupación por no recibir sus tratamientos en las últimas semanas, pese a que ya fueron desembolsados los recursos para las medicinas.

Javier Córdova, presidente de la Fundación Hemofílica Ecuatoriana (Funhec), manifestó que la hemofilia y el mal de Von Willebrand son dos enfermedades de carácter hemorrágico y que sin la administración del medicamento respectivo no espera mucho tiempo para empezar con las secuelas graves.

“Estamos bastante desesperados ya que el Ministerio de Salud, pese a que se asignó el presupuesto no ha hecho el requerimiento. En estos días de la emergencia los hospitales empezaron a tener problemas de desabastecimiento”, explicó Córdova.

Publicidad

Añadió que el hospital Baca Ortiz y el Eugenio Espejo, en Quito, y el Regional de Ambato se quedaron sin suministrar el medicamento.

“El dinero no se asignó y no se hizo la compra a tiempo. Nos ponen en jaque porque es una enfermedad catastrófica, rara y huérfana, cuando se desarrolla una hemorragia interna o externa no hay quién nos cure a más de la coagulación que se hace con terapia. Hay un alto riesgo de muerte”, lamentó el hombre.

Dijo que los medicamentos se suministran tres veces por semana y que muchos no encuentran su medicina lo que les produce hemorragia interna y eso causa incapacidades y lesiones permanentes.

Publicidad

“Es una irresponsabilidad. Necesitamos que se haga la adquisición de medicamentos. Nos indicaron que la medicina de otra provincia le darán a pacientes de Quito y Ambato, sacan de un hueco para tapar otro”, manifestó.

Agregó que ellos tienen una medida cautelar interpuesta con el MSP que les garantiza que haya o no crisis deben tener su medicina. (I)