Los personajes de la película Toy Story fueron elaborados por los hermanos Yuri y John Mendoza y por Francisco Cevallos.

Los hermanos Mendoza se inspiran en las caricaturas

Los hermanos Yuri y John Mendoza tienen doce años elaborando años viejos gigantes. Es una tradición que heredaron, como ellos dicen, de varios vecinos monigoteros, en las calles 16 y Capitán Nájera, en el suburbio guayaquileño.

Yuri, de 27 años, y John, de 30, se dedican diariamente a la fabricación de calzado para mujeres. Es una tarea no tan distinta a la de confeccionar monigotes, indicaron.

Desde julio combinan sus actividades cotidianas con la construcción de las bases de los gigantes. John, quien trabaja como mensajero, explicó que ocupan su tiempo libre en esta tarea. Dijo que la Ruta de los Gigantes permite exponer las creaciones “en un sector lleno de artistas” de Guayaquil.

Publicidad

“Lo que más atrae a la gente son las caricaturas, porque los niños disfrutan mucho más de esto, por eso nos animamos a hacer Toy Story”, contó John.

Son los monigotes de los personajes Woody, Forky, de 7 metros de altura, y Buzz Lightyear, de 6 metros.

En la edición pasada del concurso municipal, los hermanos Mendoza participaron con monigotes del programa infantil La granja de Zenón.

Yuri explicó que en la calle Capitán Nájera entre la 20 y 15, se inició con la práctica de realizar monigotes gigantes, hace más de quince años.

“Luego se fue extendiendo a otros barrios”, contó Yuri.

Indicaron que, por la situación económica y por falta de tiempo, no pudieron confeccionar más personajes este año.

Publicidad

John manifestó que para la elaboración de los monigotes gastaron más de 600 dólares.

Agregó que tres pequeños vecinos de la zona los ayudaron en la confección de los monigotes. “Los niños nos acompañaron, igual nosotros tratábamos de recompensarlos por el esfuerzo... así aprendimos nosotros”, contó John. (I)

Francisco elabora carros alegóricos y años viejos

Francisco Cevallos retocaba los monigotes de la película Toy Story que confeccionó para participar en la Ruta de los Gigantes. Él exhibe tres de los personajes en las calles 17 y Huancavilca, en el suburbio.

Los vehículos que transitan por esa zona lo hacen en forma lenta, pues sus ocupantes se detienen durante varios segundos a observar los años viejos.

Desde el interior de un auto blanco, una mujer le hizo una seña con el pulgar arriba a Cevallos, mientras la familia Lozano se tomaba fotos con los monigotes gigantes.

“Acá la gente que viene me felicita, hay algunos que han venido en años anteriores y comentan que he mejorado los detalles”, expresó Cevallos.

El artesano, de 27 años, se dedica a varios oficios. Es ebanista y pintor. En junio pasado, ayudó en la construcción de carros alegóricos que desfilaron en varios eventos municipales por la fiestas de independencia.

Como muchos de los monigoteros de la zona, empezó esta actividad hace más de diez años. Desde hace cuatro, participa en este concurso.

“Yo hice a los personajes de Monsters Inc, Minions, La era de hielo y ahora Toy Story. Cada año se mejora y es lo que me dicen las personas”, manifestó.

En esta edición, confeccionó a Woody, Buzz Lightyear y la vaquera Jessie. “Lo que más llama la atención a las personas son los accesorios, las luces (ledes) que tiene el muñeco que parecen casco, y también les atrae la ropa, la tela, porque dicen que son muñequitos de trapo”, sostuvo Cevallos.

Agregó que invirtió cerca de 800 dólares para la elaboración de los monigotes, que le tomó hacerlos casi seis meses.

“Poner la pintura y hacer las caras fue lo más difícil. Primero se empieza por la cabeza, luego el cuerpo y los pies. Cuando usted los para, se ven los detalles para mejorar”, explicó. (I)