Nuevos disturbios en Universidad de Guayaquil

Nuevos disturbios en Universidad de Guayaquil
La Policía mantuvo al margen a una fracción de la comunidad universitaria que buscaba ingresar al edificio del Rectorado. [Foto: Víctor Serrano]
La era de garrote y piedra regresó a U. de Guayaquil
A pedradas se atacaron los bandos que se han formado en la Universidad de Guayaquil, enfrentados por el rectorado.
disturbios-uGuayaquil-11-10-2018
Este jueves se registraron nuevos disturbios en la Universidad de Guayaquil.
un
Miembros del Consejo Universitario intentaron ingresar al edificio principal de la Universidad de Guayaquil.
La era de garrote y piedra regresó a U. de Guayaquil
La Policía separó a los bandos que chocaron en el edificio administrativo de la U. de Guayaquil. Uno permanece en el inmueble desplazando a los otros.
11 de Octubre, 2018 - 12h19
11 Oct 2018 - 12:19

Un enfrentamiento con piedras y palos se registró este jueves en la Universidad de Guayaquil, luego de que partidarios de la rectora por subrogación, Gulnara Borja, chocaran contra quienes apoyan a Antonio Rodríguez, designado rector por el Consejo Universitario.

Los primeros se han tomado el edificio del Rectorado impidiendo el acceso a opositores, pero tras la resolución del Consejo de Educación Superior (CES), que ordenó cumplir la ley en lo concerniente a la subrogación y reemplazo, observando el artículo 45 del estatuto vigente, y dando un plazo de 72 horas para informar el acatamiento de la resolución, los bandos buscaron imponerse.

Integrantes del Consejo Universitario seguidos de simpatizantes, entre profesores, alumnos y personal administrativo y de servicio, formaron un bloque de aproximadamente 150 individuos, que exigió que le abrieran las puertas de rejas, cerradas por una fracción de la comunidad universitaria para quien Borja es la rectora del centro educativo más grande del país con una medida de 60.000 estudiantes.

Resueltos a ingresar, de los gritos se fueron a las manos y de ahí surgió un intercambio de palazos. La Policía que montaba guardia, llamó refuerzos y cruzó hombres entre los bandos. Hizo retroceder a revoltosos, que ya habían rasgado la camisa de uno de los custodios de la puerta y a otros que habían querido saltar la verja.

¡Queremos sesionar!, gritaban quienes apoyaban la instalación del Consejo Universitario para ejecutar lo resuelto por el CES, respecto a que este “cumpla la ley para los actos de subrogación y reemplazo, y observe lo establecido en el art. 45 y siguientes del estatuto”. Además, llame a elecciones de “las autoridades faltantes”.

El Consejo desconoce a Gulnara Borja, vicerrectora de Investigación. Nombró rector al docente de la F. de Educación Física, Antonio Rodríguez.

En medio de la pugna, la Policía permitió el paso de tres delegados, que al ingresar al edificio forcejearon con partidarios de Gulnara Borja, entonces el grito ¡Les están pegando! desató el caos. Unos treparon la verja, otros lanzaron piedras, pedazos de bloques, tumbaron 20 metros de cerco de rejas. Los de adentro respondieron con los mismos proyectiles.

Policías antimotines disolvieron la gresca en la que estudiantes y empleados de servicio figuraban como revoltosos, y recordaron los enfrentamientos con tintes políticos de años atrás y evidenciados con quema de llantas en la avenida Delta, estallido de artefactos, entre otros episodios violentos.

La comandante de la Policía de la Zona 8, general Tanya Varela, llegó al sitio y dispuso la formación de un cuadrante que alejó a quienes buscaban que el Consejo Universitario sesione en el edificio. Luego ingresó a hablar con las autoridades.

“La jornada es de 08:30 a 17:00, cómo puede ser que estén allí día y noche”, reclamaba un servidor universitario.

El rector designado por el Consejo, Antonio Rodríguez, había estado en la Facultad de Administración, pero de allí no salió para apoyar a quienes les dan respaldo. Sí estuvo Rommel Martínez, quien era procurador síndico en la gestión de Galo Salcedo, y Carmita Bonifaz, decana de Ciencias Naturales y quien ha presidido el Consejo Universitario durante la pugna por el rectorado. (I)

Posturas y efectos

Gulnara Borja:
Rectora al acogerse a la subrogación

Gulnara Borja, vicerrectora de Investigación, asumió el rectorado tras la salida de Galo Salcedo, y este jueves sostuvo que el CES avaló su cargo al disponer al Consejo Universitario cumplir “la ley en los casos de subrogación”, atendiendo el art. 45 del estatuto, que cita: En casos de ausencia temporal o definitiva, las autoridades institucionales cumplirán con la línea de subrogación y reemplazos definidos en este estatuto (...). La subrogación no podrá ser mayor a 90 días. Procederá el reemplazo en caso de ausencia definitiva del rector (a) o vicerrectores (ras)...

Antonio Rodríguez:
Rector por el Consejo Universitario

El Consejo Universitario nombró rector a Antonio Rodríguez y prevé llamar a elecciones de autoridades faltantes en un plazo máximo de 60 días, atendiendo la resolución del CES, que le concedió 72 horas para remitir un informe de cumplimiento. Carmita Bonifaz, decana de Ciencias Naturales, quien ha presidido el Consejo en la pugna por el rectorado, señaló que a este cuerpo colegiado es al que le corresponde dirimir sobre la designación de autoridades y que Gulnara Borja al no ser posesionada por el Consejo, se estaría arrogando funciones.

Estudiantes
Inconvenientes académicos por el lío

Egresados de Odontología han expuesto dificultades para registrarse en los sorteos para la práctica rural, al no poder gestionar las firmas de las actas por efecto de la disputa del rectorado. Los de Administración aluden que no hay respuesta oportuna ante la demanda de cupos para los cursos de inglés con la respectiva variable de horarios, inclusive para registrar qué materias seguirán en el semestre que empezará la próxima semana. Gulnara Borja, rectora que alude subrogación, señaló que solicitaron a la Senescyt el aval para postergar por dos semanas el inicio de clases.

Nuevos disturbios en Universidad de Guayaquil
Comunidad
2018-10-11T22:29:19-05:00
Hubo forcejeos, con golpes de puño y palazos. La Policía reaccionó y separó a los bandos. Luego los uniformados recibieron refuerzos.
El Universo