Ofuscados por el supuesto arrollamiento de un niño, moradores de la cooperativa Ribera de Vergeles cerraron la noche de este martes, durante 35 minutos, la autopista Narcisa de Jesús, en el norte de Guayaquil.

Eran las 19:25 cuando habitantes bloquearon con llantas viejas el carril que va de la Terminal Terrestre a Mucho Lote 2, lo que frenó intempestivamente el paso de decenas de conductores. Les prendieron fuego a las llantas y gritaron "queremos un paso peatonal".

En cuestión de minutos, otros moradores llevaron más llantas para encenderlas y bloquear los dos carriles adicionales, los de velocidad, que tienen el mismo sentido; y siguieron con los cuatro carriles que conducen a la terminal cerrando totalmente la autopista.

Moradores de cooperativa Rivera de Vergeles cierran carriles de autopista Narcisa de Jesús. pic.twitter.com/uH9H3N2jTj vía @a_villon

La Policía se hizo presente y procuró exhortar a la multitud a deponer la medida. Los manifestantes señalaron que iban a esperar a la prensa para exponerle su sentir. 

Publicidad

Ante las cámaras de una televisora, un protestante aseguró que el menor de edad había sido embestido por un vehículo, alrededor de las 18:00. Exigió la obra de un paso peatonal.

La Policía permitió que continúe la protesta, o más bien esperó la llegada de refuerzos. Casi a las 20:00, con el arribo de un contingente de uniformados y ante el desespero de muchos pasajeros de buses que habían optado por avanzar a pie, los gendarmes procedieron a despejar la vía.

Hubo roces, conatos de incidentes, pero no se observó que algún manifestante fuera detenido. La autopista se reabrió a las 20.00.

Según moradores de la cooperativa Ribera de Vergeles hace tres semanas otro habitante fue atropellado.

En la autopista, de alrededor de 12 kilómetros, hay al menos dos pasos elevados peatonales, incluso uno en construcción en la zona de Mucho Lote 2. (I)