Con el expresidente estadounidense Donald Trump ejerciendo de comentarista en el casino Seminole Hard Rock de Hollywood (Florida), el brasileño Vitor Belfort, inmediatamente después de noquear al legendario púgil Evander Holyfield en un combate de boxeo profesional, retó al youtuber Jake Paul ofreciendo una bolsa de 25 millones de dólares.

“Tenemos $25 millones… Jake Paul, deja de correr, hombre. Tú puedes ser mi hijo”, dijo Belfort antes de ser interrumpido por el presidente de Triller, Ryan Kavanaugh, para señalar que el premio tendría un valor de 30 millones de dólares para una velada en noviembre próximo.

Paul enfrentó y venció por decisión dividida a Tyron Woodley el 29 agosto, para luego indirectamente decir que no pelearía por un tiempo y quizá el retiro sería su camino. En esa ocasión, Woodley insistió en una revancha con Paul, quien le dijo que si se tatuaba el mensaje de “Yo amo a Jake Paul” entonces lo volvería a enfrentar.

Belfort también hizo un llamado a la superestrella mexicana Saúl Álvarez.

“Él no me pelearía en las 185 libras, no tiene las... para venir, te lo prometo”, dijo el excampeón de peso semipesado de UFC (The Ultimate Fighting Championship).

Holyfield (44-10 con dos empates y 29 nocauts) aceptó la pelea con Belfort con ocho días de antelación después de que Óscar de la Hoya dijera que dio dato positivo en una prueba de detección de COVID-19.

En otro de los combates, los gigantes de las artes marciales mixtas (MMA) Anderson Silva y Tito Ortiz -ambos de 46 años- llevaron sus talentos al ring de boxeo con Silva marcando un brutal nocaut en el primer asalto.

Ortiz pagó el precio de un comienzo agresivo cuando una contra de Silva lo envió a la lona para la cuenta. (D)