La 58.ª edición del Super Bowl no solo fue un enfrentamiento deportivo, sino un verdadero espectáculo que mantuvo a los espectadores al borde de sus asientos hasta el último segundo de una prórroga épica.

Este año, el tercer anillo de Patrick Mahomes con los Kansas City Chiefs añadió un capítulo memorable a la historia del fútbol americano.

Con una duración de 74 minutos y 57 segundos, esta final contra los San Francisco 49ers se convirtió en la más larga en la historia de la NFL, sumergiendo a los aficionados en una montaña rusa de emociones y tensión.

Publicidad

Los números hablan por sí solos: nueve puntos anotados en tiempo extra, superando los seis logrados en la única prórroga anterior en la historia del evento, en 2017.

Pero el récord no se limita al campo de juego

Según datos revelados por CBS y Nielsen, la audiencia alcanzó la impresionante cifra de 123,4 millones de espectadores, colocando a esta emisión como una de las más vistas en la historia de la televisión estadounidense, publica diario AS.

Este hito supera incluso la audiencia del año pasado, consolidando aún más el estatus del Super Bowl como un fenómeno cultural.

Publicidad

El éxito de la transmisión también se atribuye a la presencia de la superestrella Taylor Swift, cuya relación con el jugador de los Chiefs Travis Kelce añadió un atractivo adicional al evento.

Según Bob Bakish, director ejecutivo de Paramount Global, la participación de Swift amplió significativamente la base de espectadores de la NFL, convirtiéndola en una incorporación clave para el éxito del evento.

Publicidad

Además del entretenimiento y la emoción en el campo, el Super Bowl 2024 también dejó su marca en el ámbito económico, moviendo la impresionante suma de 23.100 millones de dólares en apuestas, con un récord de 67,8 millones de apostantes.

Estos números reflejan no solo el fervor deportivo, sino también el impacto económico y cultural de este evento icónico.

En resumen, el Super Bowl 2024 no solo fue una final deportiva, sino un fenómeno que capturó la atención y el entusiasmo de millones de espectadores en todo el mundo, dejando una huella indeleble en la historia del deporte y la televisión. (D)