Cuando el talento se manifiesta en forma tan espectacular e incomparable, faltan las palabras.

Tal vez es por eso que cada actuación de la espectacular gimnasta estadounidense Simone Biles que ganó cuatro medallas de oro en los Olímpicos de Río en 2016 y ahora compite en los juegos de Tokio, es festejada con una admiración y estupor que raya en la incredulidad.

Y es que Biles, con sus 24 años, 1,42 metros de altura, ha revolucionado el mundo de la gimnasia artística.

Este martes se informó que la gimnasta abandonó la final de gimnasia artística por equipos en los Olímpicos de Tokio. Pero hay que recordar que sus logros en Río en 2016 -cuatro medallas de oro en las pruebas de suelo, salto, general individual y general por equipos, y una de bronce en la competencia de la barra de equilibrio- superaron lo que ninguna mujer de EE.UU. había conseguido.

Publicidad

A estas victorias se suman 10 títulos mundiales, que la convirtieron en la primera gimnasta en la historia que ganó tres campeonatos mundiales consecutivos en el programa completo.

Biles hizo historia en Río al ser la primera estadounidense en ganar cuatro medallas de oro en gimnasia, lo que solo han conseguido otras cuatro mujeres de otros países en la historia. AFP

Pero sus logros no solo se ciñen al ámbito deportivo: algo que hace notable a Biles también es la forma en que superó su infancia difícil, marcada por una madre drogadicta y un escándalo de abuso sexual que afectó al equipo de gimnastas estadounidense.

“Me pregunto si mi madre biológica se arrepiente”

Biles tenía sólo tres años cuando los servicios sociales de Columbus, Ohio, tuvieron que intervenir para rescatar a cuatro hijos de Shanon Biles, que estaba inmersa en la droga y el alcoholismo. Las autoridades le quitaron a la madre la custodia de sus niños.

El padre de Shanon, Ronald Biles y su segunda mujer, Nellie, se quedaron con las niñas menores, Simone y Adria.

Simone fue adoptada por sus abuelos Ron y Nellie Biles, luego de que las autoridades retiraran la custodia a la madre biológica de la gimnasta cuando ésta tenía 3 años. GETTY IMAGES

Los hermanos mayores fueron a vivir con la hermana de Ronald.

Los abuelos de Simone adoptaron posteriormente a las niñas y es a Nellie a quien llama “mamá”.

Publicidad

La gimnasta sigue en contacto con su madre biológica y es capaz de hablar hoy en forma distendida de su infancia.

Simone Biles nació en Columbus, Ohio, y creció con sus abuelos en Spring, Texas. TWITTER

“Cuando era más pequeña me preguntaba qué habría sido de mi vida si no hubiese pasado nada de esto. A veces todavía me pregunto si mi madre biológica se arrepiente y querría haber hecho las cosas de manera diferente, pero evito plantearme estas preguntas porque no las tengo que responder yo”, dijo la gimnasta a medios estadounidenses.

“32 horas por semana”

Nellie recuerda que Simone siempre fue una niña “a la que le gustaba constantemente saltar y rebotar”, y relató cómo fue su primer contacto con la gimnasia.

El físico de Biles es notablemente diferente al de la célebre Nadia Comaneci, que con sus movimientos en punta realizaba rutinas casi de ballet. Biles es pura potencia. GETTY IMAGES
24 años, 1,42 metros y una orientación espacio temporal excepcional. GETTY IMAGES

Un viaje escolar se había cancelado debido al mal tiempo y el colegio decidió en cambio visitar un centro de gimnasia artística.

Simone, con sólo 6 años, mostró espontáneamente algunas piruetas y los instructores quedaron tan impresionados que la niña “volvió a casa con una nota para los padres que decía, ¿han pensado alguna vez en inscribir a su hija en un instituto de gimnasia?”

Dos años más tarde fue descubierta por su entrenadora Aimee Borman.

"Un día decidió que sería una gran gimnasta y desde entonces lo ha hecho todo para lograrlo", dijo Aimee Borman, la entrenadora que descubrió a Simones Biles cuando niña y sigue con ella hasta el día de hoy. GETTY IMAGES

“Un día decidió que sería una gran gimnasta y desde entonces lo ha hecho todo para lograrlo”, dijo Borman a la revista Time.

En su adolescencia no hubo actividades extracurriculares o fiesta de graduación.

En 2012, Simone decidió que en lugar de ir al liceo estudiaría en casa, lo que le permitió aumentar su entrenamiento de 20 a 32 horas a la semana. Un año después ganó su primer título mundial en programa completo.

Escándalo de abuso sexual

En enero de 2018, Simone reveló que había sido víctima de abuso sexual, perpetrado por el médico del equipo estadounidense de gimnastas Larry Nassar, condenado a décadas de cárcel por abusar de al menos 265 gimnastas durante los años que trabajó en el equipo.

“Últimamente me he sentido quebrada y cuanto más trato de apagar la voz en mi cabeza, más fuertes son los gritos. Ya no tengo miedo a contar mi historia”, dijo en 2018, sumando su voz a la de muchas otras mujeres que hicieron denuncias a través de la campaña #MeToo.

“Yo también soy una de las muchas sobrevivientes que fueron objeto de abuso sexual por Larry Nassar”, escribió la joven deportista en una carta compartida vía Twitter.

Pero también dijo en ese momento que no iba a permitir que esa terrible experiencia doblegara su espíritu o su exitosa carrera.

“Me he prometido a mí misma que mi historia será mucho más grande que esto y prometo a todos ustedes que nunca voy a darme por vencida”, escribió.

“Me encanta este deporte demasiado y nunca he sido cobarde. No dejaré que un hombre y los otros que lo permitieron roben mi amor y alegría”, añadió.

Fue algo que demostró más tarde con la pasión y dedicación con la que siguió avanzando en su carrera.

Pura potencia

El físico de Biles es notablemente diferente al de la célebre Nadia Comaneci, la gimnasta rumana que logró el primer puntaje 10 de la historia por sus ejercicios perfectos en las Olimpiadas de Montreal en 1976.

Las rutinas de Comaneci con sus músculos largos y finos y sus movimientos en puntas demostraban un estilo casi de ballet.

Biles, en cambio, es pura potencia.

"Combina flexibilidad con fuerza, lo que es muy difícil. Y además tiene una seguridad en los aterrizajes que llama la atención", dijo la entrenadora Ana Ordóñez. REUTERS

“Tiene una potencia descomunal, impresionante para el tamaño que tiene”, señaló Ana Ordóñez, entrenadora de gimnasia olímpica femenina y masculina en el club FlipFlap en Zaragoza, España.

Potencia quiere decir “fuerza con velocidad, fuerza explosiva”, apuntó.

“Las acrobacias de Simone, sus rutinas, son muy rápidas”.

El ser tan baja puede ser una ventaja en algunos eventos, por tener el centro de gravedad más cerca del suelo.

“Pero en otros aparatos le dificulta el ser tan bajita. Por ejemplo, en el salto de caballo tiene que saltar a la misma altura que sus compañeras con menos estatura, pero su potencia hace que consiga un salto espectacular cayendo a muchísima distancia del caballo, algo que es muy difícil para una gimnasta de tan poca talla”, explicó Ordóñez.

“Tiene además mucha flexibilidad, combinar flexibilidad y fuerza es muy difícil. Y tiene una seguridad en todos los aterrizajes que llama mucho la atención”.

Otra característica es que tiene una orientación espacio temporal excepcional.

“Eso es algo innato y es sorprendente comprobarlo entrenamiento tras entrenamiento. Tienes la sensación de que, pese a estar dando vueltas, ella siempre sabe dónde está y cómo y cuando va a caer”, afirmó Borman.

Ana Ordóñez

“El Biles”

Pero ninguna ventaja innata habría definido la vida de Biles sin su determinación y miles de repeticiones.

Desde que se incorporó la “dificultad” de los ejercicios como una de las categorías para sumar puntajes, los gimnastas han optado por rutinas cada vez más arriesgadas.

Hay un salto, que Biles mostró por primera vez en 2013, que se ha convertido en su marca personal e incluso lleva su nombre.

“El Biles” es “un doble salto mortal o dos vueltas con el cuerpo en plancha, es decir completamente extendido. Pero en la última vuelta, antes de terminar su segundo mortal, ella hace un giro en otro eje, como si estuviéramos de pie y giráramos hacia la derecha o izquierda, entonces ella combina dos ejes de rotación”, explicó a BBC Mundo Ana Ordóñez.

Un mortal es dar una vuelta en el aire y caer de pie, aclaró la entrenadora española.

“El doble mortal con el cuerpo extendido es muy difícil porque tienes que coger mucha altura y ella además le mete más dificultad porque al hacer en el segundo mortal una rotación, en lugar de caer mirando al suelo cae mirando hacia adelante, entonces el suelo apenas lo ve”, agregó.

“Son mas fáciles los mortales hacia atrás que hacia adelante. Cuando la vuelta es hacia adelante es más difícil ver el suelo”.

“Sonriente”

"A mí lo que más me gusta de ella es como la ves disfrutar de la gimnasia porque la ves sonriente". GETTY IMAGES

“A mí lo que más me gusta de ella es como la ves disfrutar de la gimnasia porque la vez sonriente”, dijo Ordóñez a BBC Mundo.

“Una de las cosas que se ha potenciado con estas Olimpiadas (2016) es que las gimnastas tengan ese rostro expresivo porque si no parecían robots”.

“Ves a otras gimnastas superserias. Simone la ves y transmite esa pasión por la gimnasia, disfruta y encima no falla, por lo que disfrutas con ella”. (D)

*Esta nota fue publicada originalmente en 2016 con reporteo de Alejandra Martins.