Pasan las semanas y siguen sucediéndose las reacciones al esperpéntico episodio de los Premios Óscar en el que Will Smith agredió a Chris Rock después de que este hiciera un chiste sobre la mujer del actor, Jada Pinkett, que sufre alopecia. Uno de los últimos en pronunciarse ha sido Shaquille O’Neal, que nunca deja indiferente a nadie, publica diario AS de España.

Hasta la fecha ha habido de todo. Hay quienes han tratado de disculpar a Will Smith o al menos han intentado entenderle y ensalzar su figura, pero la mayoría ha cargado con suma dureza contra el actor por la conducta ciertamente inaceptable en un escenario tan solemne y ante los ojos de todo el mundo.

Pero Shaq, que no se caracteriza precisamente por su corrección política, quiso zanjar el debate sobre si el hecho en sí estaba mal poniéndose como ejemplo.

“Nunca voy a decir que me equivoqué por lanzar ese puñetazo a Brad Miller. Nunca me vas a oír decirlo. Sucedió, seguimos adelante”, aseguraba O’Neal en referencia a cuando golpeó en 2002 al jugador de los Chicago Bulls en su etapa con los Lakers.

Publicidad

En aquella ocasión, la NBA castigó al exjugador con tres partidos de suspensión y una multa económica de $ 15.000, pero Shaq no parece arrepentirse de aquello y no cree que Will Smith deba hacer lo propio por su bofetón a Chris Rock.

“Si le preguntas a 10 hombres, cuatro de ellos dirán: ‘Yo haría lo mismo por mi mujer. No me preocupan las consecuencias. Ese hombre le faltó el respeto a mi esposa. Tengo que hacer lo que tengo que hacer’. Otros dos dirán ‘Ah, no sé’ y los otros cuatro dirán ‘Eso estuvo mal, no deberías haberlo hecho”, añadía Shaquille en su podcast The Big Accountability.

El consejo de Shaq a Will Smith

Además, O’Neal también ofreció a Will Smith un consejo. “No dejes que la gente haga declaraciones por ti”, zanjaba uno de los centers más dominantes de la historia de la NBA. Y es que, tras lo sucedido, Will Smith ha optado exclusivamente por pedir disculpas mientras todo el mundo opina, incluida su esposa, que no le apoyó precisamente. “Exageró en su reacción, no necesito que mi marido me defienda”, comentó Jada Pinkett.

En cualquier caso, Smith debe seguir lidiando con el escarnio público y con el castigo de la Academia, mientras comienza a sufrir los efectos de la cultura de la cancelación y Chris Rock aumenta su caché y engorda su cuenta bancaria. (D)