DEPORTES

Publicidad

Shaquille O’Neal: Mis pies apestan y sé que son feos, por eso pago $ 1.000 en pedicura

El día que se alejó de la cancha lo hizo únicamente para subir a la cabina de los comentaristas e incursionar en televisión.

Shaquille O’Neal. Foto: LOGAN RIELY

Publicidad

Actualizado el 

Si la NBA tuviera un monte Rushmore de rostros legendarios, mezcla de iconicidad y talento en la cancha, el de Shaq sería uno de los indiscutibles.

El día que se alejó de la cancha lo hizo únicamente para subir a la cabina de los comentaristas e incursionar en televisión, siempre con un ojo puesto en el baloncesto norteamericano y mundial; su soltura comunicativa dio pie hace algunos meses al nacimiento de The Big Podcast with Shaq, formato de entrevistas y análisis baloncestístico donde, con no poca frecuencia, deja perlas en forma de confesión, publica diario AS.

La última de las divertidas anécdotas de Shaquille O’Neal no es sino una afirmación acerca de su cuidado personal: se gasta $ 1.000 en pedicuras porque le gusta tener “destellos y diseños” en las uñas de los pies.

Publicidad

Si bien esto, aunque curioso, podría ser considerado de burda información, lo cierto es que la cifra, así como el motivo que lo ha llevado a tener esta costumbre estética como rutina, hacen de sus uñas azules un original relato.

El origen: una bonita superstición

“Doy alrededor de 1.000 dólares porque sé que mis pies apestan, sé que son feos y me gusta pintarlos”, dice Shaq, sincero y directo, que ahonda en lo crudo de sus palabras para volver a realizar otro alegato exento de medias tintas: “Pinto esa mierda porque es fea y quiero que se vea bonita”.


Siendo las risas el eco de su historia, el retirado deportista confiesa que el origen de esta práctica se rastrea en una sugerencia de su madre, Lucille O’Neal, cuyo ingenio salvó, indirectamente, al equipo de O’Neal: “Es una historia real: una vez me arrancaron una uña del pie y no iba a jugar. Ella hizo algo y luego le puso un poco de esmalte rojo. Hice 40 puntos ese partido”. Lo que ocurrió fue que Shaq encontró en ese gesto un amuleto: “Entonces pensé: ¿sabes qué? Voy a empezar a pintarme las uñas de los pies”.

Publicidad

El debate se tornó entonces una conversación sobre ideas estéticas, materializada en la pregunta que los coanfitriones le hicieron al baloncestista: “¿Colores sólidos o diseños?”.

O’Neal no titubeó. Lo tenía claro: “Me gustan los destellos, los diseños y todas esas cosas, ya sabes, solo para que se vea bonito, porque tengo pies feos y apestosos”.

Publicidad

Entonces, las redes se han lanzado a la búsqueda de fotografías que el propio Shaq hubiese compartido y donde se pudieran ver los resultados de la pedicura. Encontraron una instantánea que difundió a través de Instagram y de la que ya se han hecho eco numerosos medios. Si bien vacilan los internautas acerca de los citados “destellos”, nadie puede negar que sus números en la NBA merecieron, por lo menos, un amuleto así. (D)

Publicidad

En Star+ tenemos películas, series y deportes exclusivos en vivo de la LigaPro y ESPN. Suscríbete aquí

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad