DEPORTES

Publicidad

La leyenda de Joe ‘The Destroyer’ Hammond: rechazó a los Lakers de la NBA por traficar drogas en Harlem

Hammond acabó en la cárcel y pasó después unos años prácticamente en la indigencia.

Joe ‘The Destroyer’ Hammond y Kobe Bryant. Foto: Diario As

Publicidad

Así lo cuenta en primera persona Julius Erving, el inolvidable Doctor J, en sus memorias Dr. J, The Autobiography: “Los partidos en Rucker Park eran tan puros… No había que preocuparse de que un entrenador te sentara si tomabas una mala decisión. Allí podía ir de lado a lado de la pista, correr con la bola siempre que quería. Pero también sabías que si se la liabas a un rival en una jugada, te la iba a intentar devolver en la siguiente. Como aquellos partidos no se televisaban, algunas de las cosas que pasaron se exageraban, se sacaban de quicio por el boca a boca. Pero hubo partidos legendarios. Uno contra Milbank, un equipo de playground que se suponía que tenía al menor jugador callejero del mundo, Joe The Destroyer Hammond”.

Jugador de Miami Heat es la nueva pareja de la colombiana Shakira, según medios de Estados Unidos

“Mis compañeros me decían ‘tío, va a aparecer el Destructor’ y yo me preguntaba ‘¿quién es ese destructor?’. Era un tío de 1,93 con fama de ser el mejor jugador de uno contra uno de Nueva York, que era lo mismo que ser el mejor del mundo. Nunca jugó en instituto, pero fue ‘drafteado’ por los Lakers de la NBA y los Nets de la ABA en 1971, y rechazó hacerse profesional porque eso habría supuesto rebajar sus ingresos con respecto a lo que ganaba como traficante de droga, de heroína y marihuana. Decía que cuando los Lakers le ofrecieron 50.000 dólares, él tenía guardados 200.000 en su apartamento”, remarcó, publica diario AS.

‘Fui el mejor negro, mejor que LeBron James y Michael Jordan’, dice Delonte West, la promesa de la NBA que cayó al abismo por sus adicciones

Director de seguridad de los San Antonio Spurs, demandado por golpear a Britney Spears

“Yo estaba sentado en el banquillo y empecé a ver que la gente se ponía nerviosa, empezaban a señalar una limusina que había aparcado al otro lado de la Octava Avenida. La puerta de la limusina se abrió y apareció el Destructor vestido de traje”, continuó.

Publicidad

El patrón de la UFC se pronunció sobre la golpiza que le dio Conor McGregor a la mascota de Miami Heat de la NBA

“Luego me dijeron que venía de jugar a los dados en un club. Se quitó el traje y los zapatos y debajo llevaba ropa de baloncesto y así empezó a hacer reverencias a los cuatro lados de la pista diciendo ‘estoy aquí, tíos, el Destructor está aquí’”, reveló.

Julius Erving (72 años ahora) fue campeón de la ABA y la NBA (con los Sixers), MVP de las dos Ligas, 16 veces all star (once en la NBA, cinco en la ABA) y se retiró en 1987 como uno de los mejores, y más icónicos, jugadores de la historia.

Jugador de New Orleans Pelicans, envuelto en un escándalo con actriz porno tras anunciar que tendrá una hija

¿John Hammond? El Destructor acabó en la cárcel y pasó después unos años prácticamente en la indigencia, vendiendo lo que encontraba por la calle y pasando por tiempos muy duros en Harlem, el barrio que era imposible sacar de dentro de él, del que nunca quiso irse. Todavía se le considera la gran leyenda del playground, de las canchas callejeras, el hito en la mística de esos torneos que convirtieron a Rucker Park (155th Street, Harlem) en mucho más que una pista de baloncesto.

Publicidad

Liturgias sagradas para la contracultura negra, baloncesto sin ataduras en una herencia que mezclaba a profesionales, jugadores de universidad… y almas libres (o presas de un sistema profundamente injusto) de las calles.

En el inicio de los años 70, tipos como Erving y Hammond construyeron la leyenda de Rucker Park, con los aficionados llegando en cascada, subiéndose a árboles y tejados para verlos: mucho más que partidos. Hammond, decían, tenía un tiro letal pero era, sobre todo, imparable en penetración, un azote para quienquiera que le defendiera.

Publicidad

Nunca bajó en esa cancha de 40 puntos, o eso se dice. Su récord fue 82. En el partido de la limusina, llegó poco antes del descanso y acabó con 50 puntos. El equipo de Julius Erving, los Westsiders, entrenados por el periodista Peter Vecsey y con jugadores que ya eran profesionales en su bando, necesitó dos prórrogas para ganar.

El Doctor (39 puntos) se llevó el título. El boca a boca ya azuzaba esa felina silueta de pelo afro que estaba a punto de convertirse en profesional sin acabar su periplo con los Minutemen de UMass. El MVP, sin embargo, fue para John Hammond. The Destroyer, el Destructor. Tenía 21 años.

En aquellas memorables tardes en Rucker Park quedó claro, sobre todo a los miles de aficionados que se congregaban, que Hammond podría ser el mejor también entre los profesionales. El gran orgullo negro. Wilt Chamberlain, absolutamente conectado a la vida neoyorquina en cuanto sus obligaciones profesionales se lo permitían, tampoco tenía dudas. Y dijo a su equipo entonces, los Lakers, que “drafteara” como fuera a ese jugador.

Los angelinos, sin haberlo visto, hicieron caso a su pívot/montaña y le dieron a Hammond el número 5 en el hardship draft de 1971. Un draft secundario creado para elegir a jugadores que no habían terminado su ciclo universitario. Una extraña respuesta al triunfo de Spencer Haywood, al que los tribunales dieron permiso para ser profesional y poder alimentar a su familia antes de lo que por entonces estaba estipulado.

Publicidad

Hammond había dejado el colegio a los 14 años, pero no se habría graduado en la universidad (si hubiera ido) hasta 1972, así que los Lakers atacaron por la vía del hardship… y con una oferta de 50.000 dólares, una casa un coche y tres años de contrato. Pero se encontraron con una negativa que él mismo, el Destructor, explicó así: “Debían creer que estaban ofreciéndole el mundo a un miserable negro del gueto, pero no necesitaba su dinero. Vendía droga y jugaba a los dados desde los diez años. A los quince tenía una cuenta secreta de mi padre en el banco con 50.000 dólares y cuando los Lakers me hicieron su oferta, tenía 200.000 en mi apartamento. Ganaba miles de dólares vendiendo heroína, cocaína, crack, marihuana… No necesitaba 50.000 dólares de los Lakers. Les dije que merecía lo mismo que sus mejores jugadores porque era mejor que ellos, pero no quisieron pagarme más. No podían creer que un pordiosero estuviera negociando así”. (D)

Publicidad

En Star+ tenemos películas, series y deportes exclusivos en vivo de la LigaPro y ESPN. Suscríbete aquí

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad