Arabia Saudita alberga este fin de semana su primer Gran Premio de Fórmula 1 en el nuevo circuito urbano de Yeda, creado por los especialistas de Tilke Engineers & Architects y del responsable del proyecto, Carsten Tilke, quien revela para AFP el proceso.

Contrariamente a un circuito “normal”, es decir “concebido al 100% para la carrera”, un circuito urbano está abierto al público más allá de la competición. Así pues debe poder adaptarse a un uso diario por parte de residentes y automovilistas.

En Yeda, el proyecto podría calificarse de “híbrido”, explica Tilke: urbano y temporal, pero construido casi “desde cero” a partir de un antiguo parking.

Su empresa, que ha diseñado casi todos los circuitos más recientes, recibe encargos para futuros Grandes Premios, que “pueden pedir ir a una zona que quieren poner de relieve”.

Publicidad

Se trata después de “estudiar el plano de la ciudad en Google Maps y sobre el terreno, para identificar un espacio lo suficientemente grande para instalar el paddock, y después encontrar en torno a él una pista interesante de cinco o seis kilómetros de longitud y de al menos 12 metros de anchura”.

Los trabajos consisten en “volver a hacer la última capa de asfalto y, eventualmente, suprimir las isletas que separan los dos sentidos de circulación”.

‘Siempre limitado por el terreno’

En Arabia Saudita, diferentes estudios preliminares fueron realizados por el promotor del Mundial de Fórmula 1, antes de que la empresa se implicase en el proyecto a finales de 2020.

El emplazamiento, en un enclave junto al mar en la parte norte de la ciudad, ya había sido escogido, y el trazado imaginado.

Trabajamos con la F1 para encontrar la pista ideal, primero de manera global y después en detalle”, cuenta el hijo del célebre creador de circuitos Hermann Tilke.

Sobre un espacio “al 90%” virgen, “tenemos más flexibilidad pero siempre estamos limitados por el terreno: aquí, una lengua de tierra estrecha junto al Mar Rojo”.

Publicidad

Sin calles que tomar ni inmuebles que esquivar, “eso nos permite tener combinaciones de curvas rápidas, lo que normalmente no es posible en ciudad”, donde lo normal son ángulos de 90 grados.

Pero por otro lado, fue necesario “elevar la zona para instalar un sistema de drenaje, construir nuevas calles y modificar los desniveles”, detalla Carsten Tilke.

Sea cual sea el emplazamiento, el pliego de condiciones no suele variar; “producir acción para los espectadores, buenas imágenes para la televisión, posibilidad de adelantamientos, y si es posible, estrategias diferentes”.

“Seguridad” e “interés deportivo”

Para lograrlo, los equipos de Tilke, de la Fórmula 1 y de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) disponen de numerosas herramientas de simulación.

Los promotores locales tienen por objetivo dar una bonita imagen de su ciudad, así que tratamos de que los monumentos sean visibles desde la pista y por las cámaras de televisión, en la medida en que la seguridad lo permita, así como el interés deportivo”, prosigue el hombre que concibió el circuito de Yedá.

También hay que tener en cuenta la ubicación de los espectadores y la gestión de los flujos humanos (tráfico rodado, desplazamientos de residentes y del público).

“Al final, tenemos bastante poco tiempo para hacerlo todo (un año en Arabia Saudita, un ‘récord’ según Tilke) y no podemos terminar una semana más tarde cuando una fecha está fijada por el GP”, recuerda.

El resultado es un circuito de 6,174 kilómetros (el segundo más largo del calendario) y con 27 curvas que lo convierten en el trazado urbano más rápido, con una velocidad media de 252 kilómetros/hora, una punta de 322 km/h entre las curvas 25 y 27. “Va a ser muy espectacular”, adelantó Tilke. (D)